Biología

Inicio Evolución Origen evolutivo de las flores

Origen evolutivo de las flores

Publicado por Ramón Contreras

Se considera que las angiospermas (Angiospermae o Magnoliophyta) son las plantas con flores ordenadas en sépalos y pétalos y que reciben el polen en el estigma del carpelo, en lugar de en el óvulo directamente. Las angiospermas son una subdivisión dentro de la División taxonómica Spermatophyta, del Reino Plantae. Sin embargo, este grupo taxonómico representa al 90% de las plantas terrestres, debido a su gran éxito evolutivo.

A lo largo del tiempo todas las especies se han ido adaptando a las condiciones que los rodean. Tanto para las plantas como para los animales la colonización del medio terrestre supuso un gran evento en este aspecto. Las grandes diferencias entre el medio acuático y el medio terrestre provocaron grandes cambios en los seres vivos de todos los grupos.

Para las plantas el medio acuático era perfecto para la dispersión del polen y de las semillas, las corrientes marinas transportaban las semillas dispersándolas. Por el contrario en el aire las semillas caían casi inmediatamente al suelo debido a que no podían sustentarse en el aire como en el agua. las plantas rápidamente buscaron soluciones al tema, la aparición de las flores supone la liberación final del medio acuático para la subsistencia de las plantas.

Los restos fósiles parecen indicar que las primeras plantas con flor aparecieron en el cretácico inferior, hace unos 130 millones de años. En esa época aparecieron también las primeras aves y los dinosauros poblaban la tierra. Las angiospermas derivan evolutivamente de las gimnospermas, plantas sin flores que tenían sus sistemas reproductores en órganos cónicos (tipo piña).

El paso de un grupo al otro es controvertido. Los genes que controlan la formación de las flores parecen ser derivados de los genes que forman las piñas de las gimnospermas. Los datos parecen indicar que las brácteas de la piña se desarrollarían para dar lugar a los tépalos (que después se diferenciarían en sépalos y pétalos). De forma paralela al desarrollo de grandes pétalos y estimulos atrayentes para los polinizadores ambos sexos se reunirían en la misma flor para facilitar la polinización por insectos, siendo en la actualidad más del 95% de las angiospermas hermafroditas, aunque en flores de las primeras angiospermas los sexos se encuentran todavía separados.

Una de las hipótesis más aceptadas en la actualidad es que las plantas desarrollaron flores con el fin de controlar la depredación de los insectos sobre ellas y aprovecharse de ellos para mejorar su eficacia biológica. Gracias a la formación de estructuras (las flores) con colores y olores atrayentes para determinados insectos conseguían que su polen viajase a otras plantas de la misma especie. La enorme especialización entre polinizadores y especies vegetales es un claro ejemplo de coevolución, de como una especie, la planta, ha sido de gran importancia a la hora de influir en los cambios, morfológicos y fisiológicos de un animal. De esta manera se aumenta la eficacia de la reproducción sexual de las plantas, pudiendo invertir menos energía en la formación de grandes cantidades de polen que necesitaban ser dispersados por el aire.

Categorías: Evolución