Biología

Inicio Biotecnología Gusanos comeplásticos la solución ecológica al problema

Gusanos comeplásticos la solución ecológica al problema

Publicado por Ramón Contreras

Hay dos mantras que se suelen repetir en biología: “Ya está todo inventado” y “La naturaleza nunca dejará de sorprendernos”. Con el primero queremos decir que todos los productos biotecnológicos o todos los avances que el ser humano realiza o necesita en materia biológica la naturaleza ya los ha desarrollado con el tiempo. A esto nos referimos comúnmente cuando hablamos por ejemplo de transgénesis, de insertar genes de una especie en otra, o de mejorar los genes propios de una especie . En general, muchas veces lo que queremos conseguir ya lo ha hecho la naturaleza, aunque muchas veces no donde nosotros queremos (por eso es tan importante invertir en investigación básica, para encontrarnos las cosas hechas). El segundo es más fácil de entender. Cuando analizamos las soluciones que la naturaleza ha creado (como volar, ver los colores, o la ecolocalización) no podemos por menos que asombrarnos ante la eficacia y, la diversidad de las soluciones que se desarrollan.

Un ejemplo que cumple con ambos paradigmas es el descubrimiento de un gusano capaz de comer plásticos. En realidad este descubrimiento no es reciente y existen varios gusanos con capacidad para descomponer plásticos gracias a su saliva o a su sistema digestivo,concretamente a enzimas digestivas de origen bacteriano que viven en su intestino. El gusano de la cera (Gallena mellonella) se ha denominado “comeplásticos”, el gusano de la harina también tiene esta capacidad y el más reciente en recibir esta distinción ha sido un pariente cercano del gusano de la harina, el gusano rey o zofobas (Zophobas morio). La habilidad para descomponer poliestireno de este último ha sido recientemente testada y se ha visto que puede sobrevivir comiendo exclusivamente este plástico, pero que a tenor de esta dieta su flora microbiana intestinal se ve alterada. Como hemos comentado, estos gusanos tienen su capacidad gracias a enzimas microbianos, por lo que tiene sentido que en un ambiente donde solo hay este alimento las bacterias que aportan esta cualidad crezcan mucho más que las otras especies y las desplacen. El inconveniente de esto es que esto puede dar lugar a problemas de defensa frente a patógenos. También en los gusanos una dieta variada parece ser importante. Por cierto, que este gusano sirve para alimentar aves y reptiles en cautividad sin prejuicio para ellos e incluso en algunos países es usado para alimentación humana.

Pero, ¿qué nos soluciona a nosotros todo esto? Evidentemente, la habilidad de comer plásticos por parte de organismos vivos está siendo estudiada como parte de las respuestas a la problemática del siglo XXI con los plásticos que inundan nuestros océanos y casi cada rincón del planeta. Aunque eventualmente se pretende sacar a los gusanos del proceso de descomposición del plástico, creando grandes factorías donde este material pueda ser eliminado. Mientras tanto se puede estudiar como reducir los vertidos de plásticos creando granjas de gusanos que luego pueden ser usados para la alimentación de otros animales. Esta opción también tiene sus ventajas puesto que volvería a introducir el carbono de los plásticos en el ciclo natural del elemento con los seres vivos.