Biología

Inicio Bioquímica La cafeína, la teína, la mateína y la guaranina, son todo lo mismo

La cafeína, la teína, la mateína y la guaranina, son todo lo mismo

Publicado por Ramón Contreras

La cafeína es uno de los estimulantes más utilizados por el ser humano en el planeta. Su actividad como inhibidor competitivo de los receptores de adenosina evita los efectos de la actividad de esta molécula, la somnolencia y la ralentización de los potenciales de acción en las neuronas y otros tejidos que transfieren impulsos nerviosos, como las fibras cardiacas. Puedes leer más sobre cómo funciona aquí (próximamente) o sobre la adenosina y sus receptores aquí (próximamente).

No obstante, en la vida cotidiana se hace referencia a otras moléculas que también se emplean por la industria alimentaria y la medicina para producir efectos similares. Las sustancias más conocidas de este grupo son la teina del té, la guaranina, del guaraná, o la mateina, del mate. Todas estas moléculas son la misma, la cafeína. La diferencia radica en la planta de la que se obtiene.

La confusión se remonta hasta el siglo XIX, cuando fue aislada la cafeína del café y se creía que la molécula, con efecto similar, del té debía ser diferente y por eso se llamó cafeína. Aunque después se descubrió que eran la misma molécula se denominaron de forma diferente a las cafeínas extraídas de diferentes plantas para remarcar su origen y los posibles alcaloides adicionales que se asocian a la cafeína, dependiendo del origen de ésta.

El estudio de la molécula de cafeína revela que es imposible que existan enantiómeros, isómeros ópticos, como se creía que eran la teína o la mateína. Los enantiómeros tienen las mismas propiedades físicas pero se diferencian en cómo refractan la luz, debido a que es la forma especular uno del otro (como la imagen vista a un espejo, como la mano derecha y la izquierda). Esto es debido a que es una molécula quiral, no pueden superponerse sus enantiómeros. En cualquier caso, esto es debido a que sus dos anillos de 6 y 5 moléculas que forman la metilxantina que forma la base de la cafeína y otros alcaloides cuenta con 4 nitrógenos distribuidos no homogéneamente en su estructura.

Hay que tener en cuenta que las infusiones de estos alimentos poseerán, no solo cafeína, sino una gran cantidad de otras moléculas, como fenoles y teofilinas que hacen que la cafeína tenga un efecto diferente. Dependiendo de la planta de la que se extraiga la cafeína puede estar asociada a diversas moléculas que hacen que su absorción, su procesado o su eliminación por el organismo sean más lentos o más rápidos. Por ejemplo, la cafeína del té se absorbe más lentamente que la cafeína del café, por eso su efecto no es tan rápido, pero sí más prolongado.

En la naturaleza la cafeína es un pesticida natural que emplean muchas plantas para evitar la competencia por el suelo y pesticida que paraliza y mata a algunos insectos parásitos. La planta de cacao también la sintetiza, aunque en mucha menor cantidad confines antiparasitários. Los granos de café la expulsan al exterior para evitar el crecimiento de otras plantas mientras germina la semilla. Nuevos estudios parecen revelar que además los granos de café utilizan su propia cafeína para inhibir la germinación hasta que se dan las condiciones óptimas. Entonces secretan la cafeína para evitar la germinación de otras plantas, mientras que su germinación ya puede ser activada.

Categorías: Bioquímica