Biología

Inicio Bioquímica Benzodiacepinas, la droga de las amas de casa

Benzodiacepinas, la droga de las amas de casa

Publicado por Ramón Contreras

Las benzodiacepinas o benzodiazepinas, son un fármaco legal con efectos psicotrópicos de uso muy frecuente. Forma parte de los medicamentos destinados a paliar los efectos de la depresión y son fuertes ansiolíticos. Su consumo, legal, ha aumentado de forma vertiginosa en todo el mundo en los últimos años. Las pastillas son la nueva droga de diseño legal para los países del primer mundo. Una población envejecida y desconectada de la realidad es el objetivo habitual de estas sustancias. Los problemas para dormir o el estrés suelen estar detrás de los millones de recetas que anualmente se prescriben en todo el mundo para entregar esta droga a gente con problemas graves pero cada vez más con problemas moderados o leves que buscan una solución rápida y sin tener que analizar en profundidad el problema. Son cientos las historias de la pequeña y la gran pantalla en la que se ve como todo tipo de personas se toma este tipo de sustancias para conciliar el sueño. Además, el abuso de drogas normalmente suele desembocar en el uso de benzodiacepinas para contrarrestar los efectos de euforia o para contrarrestar los efectos tóxicos de una sobredosis con alucinógenos.

Los fármacos con estos compuestos suelen tener la terminación -lan, -lam, o -pan, -pam. Siendo tal vez el más famoso de todos el loracepam o el diazepam. Pero existen una gran vairedad de compuestos que bien administrados pueden ayudar a regular los ciclos de vida, pero que muchas veces se administran para darle al paciente lo que quiere en lugar de lo que necesita.

La fórmula química cambia entre las docenas de moléculas de la familia de las benzodiazepinas. No obatante, todas tienes en común un anillo de 6 carbonos de benzeno unido desde dos carbonos a otro anillo con 5 carbonos y con dos nitrógenos. Este segundo anillo es la diazepina. Los diferentes radicales que se pueden unir tanto a los nitrógenos como a determinados carbonos conformarán las diferntes benzodiacepinas. Normalmente, en la posición 1 o 2 de la diacepina es donde se encontrarán las moléculas encargadas de la transformación hepática de la benzodiacepina. Tras la entrada en el metabolismo químico con esa modificación en la posición 3 habrá una hidroxiación que activará químicamente el compuesto y lo hará reactivo para el sistema nervioso central. Finalmente un tercer paso en el que se unirá un ácido glucurónico por conjugación acabará el proceso. Dependiendo de los radicales su efecto será más o menos pronunciado.

Las benzodiacepinas son químicos con efecto depresor del sistema nervioso. Son de los fármacosmás modernos y con una diana más precisa de todos los que se emplean en anestesia, por ejemplo, son mucho más seguros que los barbitúricos. Las benzodiacepinas se unen a los receptores de ácido gamma-aminobutírico (GABA), debido a que mimetizan al GABA. Se unen a las subunidades alfa y gamma del receptor, aunque solo a determinadas isoformas del complejo de 14 subunidades que lo forman. Su unión desencadena una inhibición del sistema nervioso principalmente en cerebro y médula espinal. El GABA es el neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central más presente en mamíferos. Su función es la supresión de los estímulos en el SNC, por lo que las benzodiacepinas, que secuestran con mayor eficacia a los receptores de GABA, causan el mismo efecto.

Categorías: Bioquímica