Biología

Inicio Anatomía animal Anatomía de las Aves

Anatomía de las Aves

Publicado por Pablo Morales

Las aves que vuelan tienen el cuerpo muy liviano, inclusive porque sus huesos son huecos. En algunas partes internas, los huesos poseen nervaduras, como las del ala de un avión para volverlas más fuertes.

El esqueleto de un águila calva, por ejemplo, no pesa más que 300 gramos. Algunos huesos son soldados, esto es, ligados unos a otros de forma de dar una estructura más compacta al ave

AVES1

El hueso del pecho es adaptado en forma de quilla, como la de un barco y suele llamarse carena, sirviendo como soporte para la musculatura pectoral.

En la boca de las aves no existen dientes, pero si un pico adaptado al tipo de alimentación más común de cada especie.

La boca, continúa a la faringe y en el esófago es encontrada una bolsa llamada buche. En el el alimento va siendo ablandado para después avanzar hasta el estómago químico, que libera enzimas digestivas para que se inicie el proceso de digestión.

Luego, el alimento pasa al estómago mecánico llamado molleja, que tiene una fuerte musculatura para amasar el alimento. Su tubo digestivo termina entonces en la cloaca, que además de ser órgano digestivo, es órgano reproductor de las aves.

El esqueleto de las aves es peculiar. Los huesos son livianos en las aves voladoras, siendo que los mayores presentan cavidades neumáticas conectadas al sistema respiratorio.

Toda esta adaptación disminuye el peso específico de las aves, facilitando el vuelo. La mayoría de los huesos del cráneo están fundidos y las maxilas están alargadas, sustentando el pico corneo.

El cráneo se articula con la primer vértebra cervical por un único cóndilo occipital y la columna vertebral presenta un número de vértebras cervicales mucho mayor que en cualquier otro grupo.

Estas vertebras son muy flexibles, pues sus superficies de articulación son en forma de

Estas vértebras são muito flexíveis pois suas superfícies de articulação são em forma de silla (vertebras heterocélicas)). El esternón en la mayoría de las aves, se alarga y forma una quilla aumentando la superficie de fijación  de los músculos necesarios para el vuelo.

El esqueleto es liviano. El cráneo se articula por un único cóndilo occipital con la primera vértebra cervical.

AVES2

Extensiones de los pulmones forman sacos aéreos, que penetran en los huesos de las alas y en los otros huesos compactos y entre los diversos órganos del cuerpo. El número de vértebras cervicales varía de 8 en las aves cantoras, a 23 en los cisnes.

La pelvis es achatada. El esternón (excepto en las ratites) se encuentra unido de un puente cresta en forma de quilla (carena), donde se insertan los músculos de las alas. Los coracoides son muy desarrollados

Las clavículas, unidas por la interclavícula, forman la fúrcula o toracal. Los dedos de i a III forman parte del ala, pero el I o pulgar, se encuentra separado de los demás y constituye el ala bastarda. El metatarso y los elementos distales del tarso, forman el tarso-metatarso

Todas las aves tienen en común características que tornan posible el vuelo, también aquellas que ya perdieron la capacidad de volar (los únicos pájaros que no vuelan son los pingüinos, el avestruz y sus relacionados como el ñandú; así como el kivi y el kakapo, de Nueva Zelanda, entre otros.

La habilidad para el vuelo está reflejada en las características típicas de los pájaros:

  • Cuerpo Aerodinámico
  • Miembros anteriores modificados en alas
  • Cavidades de los huesos rellenas de aire
  • Ausencia de mandíbulas y dientes, siendo la masticación realizada por la molleja, situada detrás del estómago.
  • Digestión rápida, sin almacenamiento de alimento
  • Plumas livianas, que son estructuras muertas e impermeables. Así, no es necesario que existan vasos sanguíneos asociados para nutrirlas

Categorías: Anatomía animal