Biología

Inicio Inmunología, Patología Qué causa alergia: alérgenos

Qué causa alergia: alérgenos

Publicado por Ramón Contreras

Medicamente se conoce por alergia a la respuesta hipersensible que desencadena el sistema inmune de nuestro cuerpo ante una sustancia determinada, a la que llamamos alérgeno. Una alergia dispara nuestras inmunoglobulinas E, que desencadenan los conocidos síntomas de una alergia.

Pero ¿Qué sustancias pueden causar alergia? Por desgracia casi cualquier cosa puede causar alergia, desde el marisco o el polen, que causan alergias con bastante frecuencia en la población, hasta el sol o el frío, mucho menos frecuentes, pero que pueden ser muy molestas o difíciles de llevar.

Las gramineas son una de las familias vegetales más extendidas en el mundo. La gente con alergia a su polen en ocasiones tiene que inyectarse medicamentos para poder salir a la calle en primavera.

La alergia al frío es una rareza dentro de las alergias así que alerta no confundir la alergia al frio con ser friolero o con el “pica de invierno” (en el que salen ronchas y picores en la piel durante el invierno muchas veces al salir a la calle después de ducharse, esto es debido a que tu protección grasa natural de la piel y al contacto con el frio la piel se irrita, lo mejor para evitar estos picores es darse una crema hidratante o usar un jabón menos agresivo).

Las alergias más comunes si dividen por según el tipo de alérgeno en:

Alergia alimentaria: muy importantes y frecuentes y por eso ampliamente explicadas en un post para ellas solitas en La Guía 2000. La leche, los huevos, el pescado y las frutas (frutos secos y verduras) suelen ser los alérgenos más comunes y las legumbres son el alimento que causa menos alergias conjuntamente con la carne. Algunas de estas alergias pueden paliarse al cocinar los alimentos, como la alergia a la piña puede disimularse en las piñas en conserva que no causan una reacción tan fuerte.

Alergia al polen: tanto el polen de pino, olivo o gramíneas son los alérgenos más comunes que suelen dejar fuera de combate a más de uno en primavera, la estación más frecuentemente elegida por las plantas para dispersarse por la atmósfera. En general llamamos alergias primaverales a una alergia inespecífica al polen y otros compuestos que los vegetales sueltan a la naturaleza durante esta época del año. Muchas veces las alergias al polen y a alimentos están relacionadas, como por ejemplo, la alergia alimenticia al tomate muchas veces se comparte con alergia a su polen y sus tallos. Por otra parte la alergia al polen de olivos rara vez da una coincidencia con alergia a las aceitunas, puesto que estas son tratadas antes del consumo humano.

Alergia a animales: desde ácaros y procesionaria o picaduras de medusas o de abeja hasta plumas o caspa o pelo de perro, que impiden a mucha gente tener una mascota y llevar una vida normal). Es importante que gente con graves alergias de este tipo no tenga mascotas puesto que pueden necesitar medicación de por vida o contraer asma de forma crónica.

Alergia a metales: Este tipo de alergia suele pasar más inadvertida en varones, puesto que es menos frecuente culturalmente que se pongan adornos corporales tales como pendientes o pulseras. Sin embargo las nuevas tendencias han llevado a comprobar que es una alergia que se extiende igual en ambos sexos. Esta alergia es importante a la hora de ponerse un anillo o pendiente, los metales nobles, oro o plata, no dan reacciones, por eso son nobles, pero el níquel, con el que muchas veces se alea causa inflamación y eccemas.

Algunas de estas alergias son muy importantes por lo que les dedicaremos artículos propios más adelante.

Categorías: Inmunología, Patología