Biología

Inicio Bioquímica La profilina: causa alergia en melón, melocotón o tomate, pero también en soja o polen de abedul

La profilina: causa alergia en melón, melocotón o tomate, pero también en soja o polen de abedul

Publicado por Ramón Contreras

Las alergias alimentarias son muy comunes en la actualidad, la precoz detección de ellas puede ayudar a salvar vidas o al menos evitar muchos sustos innecesarios. Cuando alguien que tiene alergia a un alimento lo come, o muchas veces basta con masticarlo y que los jugos bajen por la garganta, se produce una reacción adversa que puede llegar a ahogar a la persona. Para empezar se nota un leve picor en los labios, que son lo primero que se supone que entra en contacto con la comida, después el picor se extiende a la boca y la garganta a medida que el alimento avanza. En el caso de la alergia al melón es debido a las profilinas, una proteína que se encuentra en esta y otras frutas como el melocotón o el tomate, en el látex de varias plantas y en el polen de algunas plantas como las gramíneas, la soja o el abedul. La profilina fue descrita por primera vez como la causante de la alergia al polen de abedul, aunque curiosamente las alergias a polen debidas a profilina en el 10-20% de los casos. Esta es la razón por la que muchas veces tenemos alergia a varios alimentos a la vez o a algunos alimentos y a polen, porque todos ellos contienen cantidades razonablemente altas de una única proteína a la que somos alérgicos.

El melón es el principal alimento con profilina que causa alergia a humanos

La profilina es una proteína de pequeño tamaño (entre 13 y 15 KDa) que interviene en el ensamblaje del citoesqueleto de la actina, las moléculas que forman las carreteras o los travesaños que dan rigidez a la célula y se emplean para transportar vesículas. Aunque hemos dicho que es la profilina de determinadas frutas la que causa alergia, la proteína se encuentra en todos los tipos celulares de todos los eucariotas. Existen diferentes isoformas de la proteína (en mamíferos existen 4 y los diferentes grupos de vegetales presentan entre 5 y 10 isoformas), cada isoforma de la proteína es una pequeña variación, que cubre las necesidades específicas de cada tejido, órgano y especie. Por ejemplo, en mamíferos la prifilina I está en todos los tejidos, pero la II solo en riñones y encéfalo. Las profilinas intervienen en el crecimiento de las células y del individuo.

Se están desarrollando mediante ingeniería genética variedades que no causan alergia de diversas plantas, como de tomates o melocotones, en ellas se suprime o se modifica la profilina que causa la reacción. Por ejemplo, en tomateras sin la Lic I (una de sus profilinas), la reducción de la respuesta alérgica en tests realizados en la piel se ve reducida entre un 60 y un 100% con la contrapartida de dar plantas más pequeñas. Sin embargo, por ahora la recomendación es evitar los alimentos que sabemos que nos dan alergia. Aunque en ocasiones bastará con cocinar las frutas y verduras, muchas veces las proteínas serán desnaturalizadas por el calor del cocinado y perderán su efecto alérgeno, aunque no siempre. Pero para algunos alimentos como el melón siempre será complicado encontrar platos que lo utilicen cocinado.