Biología

Inicio Bioquímica Composición de los Glúcidos

Composición de los Glúcidos

Publicado por Pablo Morales

Son moléculas orgánicas constituidas fundamentalmente por átomos de carbono, hidrogeno y oxigeno. Son también conocidos como azucares, sacáridos (del griego, Sakkharon, azúcar), carbohidratos, o hidratos de carbono.

Clasificación de los Glúcidos

Glúcidos

Monosacáridos

Los glúcidos más simples son los Monosacáridos, que tienen como formula general (cH2O)n. El valor de “n” puede variar de 3 a 7 y de acuerdo con ese valor, los monosacáridos son llamados de triosas, tetrosas, pentosas, hexosas y heptosas, respectivamente. Ejemplos de monosacárido son glucosa, fructosa, galactosa, ribosa y desoxirribosa.

Disacáridos

Disacáridos son moléculas formadas por la unión de dos monosacáridos. La reacción de formación de un disacárido es una síntesis por deshidratación: uno de los monosacáridos pierde un hidrogeno (-H) y el otro pierde una oxhidrilo (-OH), los dos monosacáridos se unen, y el hidrogeno y el oxhidrilo liberados forman una molécula de agua.

La sacarosa (azúcar de caña de azúcar), es un disacárido formado por la unión de una molécula de glucosa y una de fructosa. Otro ejemplo de disacárido es la lactosa (azúcar de la leche), constituido por una glucosa unida a una galactosa.

Polisacáridos

Polisacáridos son moléculas grandes, formadas por centenas o miles de monosacáridos. Algunos ejemplos de polisacáridos son el almidón, glucógeno, celulosa, quitina, entre otros.

Las moléculas de glucosa fabricadas en la fotosíntesis y unidas de una determinada manera se transforman en almidón, que es almacenado en las células de las plantas, cuando la célula necesita energía, el almidón se rompe por hidrólisis, transformándose nuevamente en moléculas de glucosa. El almidón constituye la principal substancia de reserva de las plantas y de muchas algas. En nuestro organismo también ocurre almacenamiento de polisacáridos.

Luego de la alimentación, las células del hígado absorben moléculas de glucosa de la sangre, uniéndolas de manera que forman los polisacáridos. Cuando el volumen de glucosa en la sangre disminuye en los periodos entre la alimentación, las células del hígado rompen el glucógeno reconvirtiéndolo en glucosa son lanzadas a la sangre.

La celulosa, sustancia que constituye la pared de la célula vegetal y también un polisacárido formado a partir de moléculas de glucosa. Se estima que las algas y las plantas terrestres produzcan 10 millones de toneladas de celulosa diariamente.

Al contrario del almidón y del glucógeno, la celulosa es muy resistente a la digestión, apenas algunas especies de hongos, bacterias y protozoarios son capaces de digerirla. Esos microorganismos producen la celulosa.

La importancia de los glúcidos para los seres vivos

La energía necesaria para formar toda la materia orgánica existente en la tierra proviene del espacio exterior, más precisamente desde el sol. La energía luminosa del sol es captada por las algas y plantas, que la utilizan para fabricar moléculas de glucosa. Este azúcar se conserva en forma de energía química. Una buena parte de la energía fue la utilizada en su fabricación.

Glucosa y fotosíntesis

La energía luminosa del sol es transformada en energía química a través de la fotosíntesis, un conjunto de reacciones químicas a través de las cuales moléculas de gas carbónico y de agua se convierten en moléculas de glucosa y de gas oxigeno.

6C02 +   6H20       c6H2Q + 602

Las plantas, algas y algunas bacterias son los únicos seres vivos que consiguen captar energía luminosa del sol, otros seres sobreviven directa o indirectamente de estos seres fotosintetizantes.

Un animal herbívoro obtiene la energía necesaria para su vida comiendo plantas. Un carnívoro, al usar herbívoros como alimentos obtienen, indirectamente la energía de la glucosa producida en la fotosíntesis.

La dependencia que los animales tienen de las plantas, nos da una medida de la importancia de los seres fotosintetizantes y de los glúcidos.

Categorías: Bioquímica