Biología

Inicio Zoología Los cordados

Los cordados

Publicado por Ramón Contreras

Los cordados son los animales que pertenecen al Filo taxonómico Chordata. El Filo se divide a su vez en los subfilos Urochordata, Cephalochordata y Vertebrata. Bajo el nombre de cordados se engloban unas 69.000 especies.

Los Urocordados, también llamados tunicados son algo menos de 3.000 especies y son todas ellas marinas, hermafroditas y hay miembros tanto bentónicos como plantónicas. Este es el grupo que apareció primero de los que conforman los cordados.

El anfioxo es el modelo más sencillo de cordado.

El anfioxo es el modelo más sencillo de cordado.

Los Cefalocordados cuenta tan solo con unas 33 especies. En ellos se pueden observar perfectamente las características fundamentales de los cordados, que veremos a continuación. En ellos se aprecia el principio de la cefalización.

Finalmente los vertebrados son evolutivamente tan evolucionados como lo cefalocordados pero han tenido un éxito evolutivo enorme. La mayoría de las especies de cordados pertenecen a este subfilo taxonómico, formado por unas 65.000 especies, de las cuales casi la mitad forman parte del grupo parafilético de los peces. Este grupo presenta ya una cefalización más pronunciada y un cráneo para proteger su sistema nervioso (la denominación Craniata como valor taxonómico no está totalmente demostrada).

El Filo Chordata es evolutivamente antiguo. Apareció durante el Cámbrico, edad geológica que empezó hace unos 540 millones de años y duró unos 60 millones de años. El fósil de cordado más antiguo fue encontrado en China y se cree que vivió hace unos 520 millones de años. Desde entonces los cordados han demostrado su adaptabilidad y su éxito evolutivo pues han sido capaces de colonizar casi todos los hábitats del planeta Tierra.

Veamos ahora las características morfológicas que han llevado a la clasificación del Filo Chordata:

La primera característica que presentan todos los cordados es la notocorda. Una estructura flexible de sostén que recorre al individuo por la parte dorsal, al lado del tubo digestivo. En los craniados es reemplazada durante el desarrollo fetal por la columna vertebral. Tiene la función de ser el punto de anclaje de los músculos y otros tejidos.

La segunda de las características de los cordados es el sistema nervioso tubular dorsal, llamado epineura también. En los invertebrados el sistema nervioso se sitúa en la parte ventral mientras que en los cordados se encuentra en la parte dorsal del cuerpo. Además el cordón nervioso de vertebrados es hueco, debido a su invaginación durante el desarrollo prenatal.

A continuación tenemos la faringotremia, aparición de hendiduras traqueales en algún momento del desarrollo del individuo. Estas invaginaciones del ectodermo que dará lugar a la faringe en los cordados más sencillos crean un sistema de alimentación por filtración, llamado endostilo. En los vertebrados forman el sistema de agallas respiradoras de los peces y larvas de anfibios y en los terrestres forman el oído medio y la parte glandular del endostilo formará el timo y la paratiroides.

Por último la cola post-natal, la prolongación del tubo neuronal y de la notocorda más allá del ano. En un principio su función sería ayudar a la locomoción en el agua. En el ser humano y otros vertebrados ha sido reducida hasta una forma vestigial, el cóccix.

Como se puede ver la bilateralidad no es una característica exclusiva de los cordados, aunque todos presentan apéndices pares.

Categorías: Zoología

Un comentario para “Los cordados”