Biología

Inicio Zoología Ciclo reproductivo de las medusas

Ciclo reproductivo de las medusas

Publicado por Ramón Contreras

Los pólipos sésiles de las medusas son uno de sus estados de desarrollo que se intercala con el más conocido y visible, su estado de vida libre, que es macroscópico y es el que todos identificamos como una medusa. Tuvieron que pasar muchos años antes de observaciones de la naturaleza de estos seres vivos antes de que se pudiera saber como completaban su ciclo sexual. La forma sésil dará por reproducción asexual las formas móviles y la forma de vida libre dará la forma sésil por reproducción asexual. Esta alternancia en las generaciones es común en cnidarios, grupo al que pertenecen las medusas. En Laguia2000 ya le hemos dedicado varios artículos a este apasionante grupo de animales marinos. Lee algunas generalidades sobre ellas aquí, más sobre su morfología aquí y sobre las diferencias entre los grupos taxonómicos que la componen aquí.

Una medusa sexualmente adulta generará óvulos o espermatozoides que en general liberarán al medio. La mayoría de especies de medusas tienen los sexos separados y por otro lado en algunas especies las hembras mantendrán los huevos en su interior donde serán fecundados. En el agua los óvulos serán fecundados por los espermatozoides dando lugar al huevo. Cuando éste se desarrollo eclosionará y una pequeña larva ciliada con forma piriforme nadará hasta encontrar un sustrato adecuado para posarse. Esta larva recibe el nombre de plánula. Una vez allí se convertirá en la forma sedentaria. El pólipo sufrirá ciertas transformaciones. En un extremo tendrá la boca y los tentáculos mientras que el extremo contrario se especializará en mantenerse fijada al sustrato. Cuando se pega la larva va cambiando su conformación y creciendo en tamaño.

Cada uno de los tres grupos de medusas tendrá un tipo de reproducción asexual característica. Las Hydromedusas formarán a sus nuevos individuos por gemación encima del individuo. En un proceso conocido en otros grupos, la forma sésil irá formando nuevas medusas de pequeño tamaño y poco desarrolladas en su superficie y comúnmente en su extremo, entre los tentáculos.

Las Scyphozoa, o escifozoos, generarán los nuevos individuos por estrobilación. Un tipo de reproducción exclusiva de este grupo en la que se va desprendiendo la parte superior del individuo sésil para formar nuevas medusas. El pólipo que en este caso se denomina escifistoma se desarrollará dando discos superpuestos en los que el más alejado del sustrato es el más desarrollado. Una vez alcanzado el desarrollo completo, la larva denominada éfira se liberará del extremo del escifistoma y nadará libre mientras acaba de crecer y metamorfosearse en la medusa adulta. En este grupo también encontramos algunas variaciones como que la larva plánula genere directamente una pequeña medusa o que no requiera unirse a un sustrato y quede flotando unida a su cáscara.

Finalmente en las Cubomedusas (cubozoa) cada pólipo dará lugar únicamente a una medusa sexual. En este caso la metamorfosis es completa y no existe reproducción asexual. Una vez posada la larva sobre el sustrato se pasará por diferentes estadios de desarrollo hasta formar la medusa sexual y despegarse del sustrato. La complejidad de estos estados de desarrollo depende de cada especie de medusa. Lee más sobre la larva plánula típica de cnidarios aquí (próximamente).

Categorías: Zoología