Biología

Inicio Botánica, Taxonomía Pteridófitos: diversidad de helechos

Pteridófitos: diversidad de helechos

Publicado por Victoria González

La división pteridofita se divide en cuatro clases:
– Psilotopsida: sin raíz; sin hojas o con hojas uninervias, y esporangios que se agrupan soldadas en sinangios sobre el eje.
– Lycopodiopsida: hojas de tipo micrófilo y uninervias. Los esporangios van solitarios en esporófilos.
– Equisetopsida: hojas micrófilas, uninervias y dispuestas en verticilos. Los esporangios se agrupan en esporangióforos.
– Filicopsida: hojas macrófilas que se denominan frondes. Esporangios generalmente numerosos, que se agrupan en el margen o en la cara abaxial de los esporófilos.

Clase Psilotopsida:
Es un grupo pequeño que contiene como mucho 12 especies. Tomando como ejemplo al género Psilotum, el esporofito tiene los ejes postrados que viven en simbiosis con un hongo endofítico. De sus ejes aéreos no salen hojas, sino pequeñas emergencias dispuestas helicoidalmente, que se pueden interpretar como “esbozos” de hojas. En el interior de los esporangios se producen muchas esporas. El gametofito es muy pequeño, mide pocos centímetros, y puede estar vascularizado. Son cilíndricos, incoloros, y llevan los órganos reproductores embutidos en el tejido. Pueden ser plantas terrícolas o bien vivir como epifitas sobre otras.

Clase Lycopodiopsida: se divide en tres órdenes:
– Lycopodiales: isospóreas, sin lígula, esporas triletas (con simetría radial). Contiene unas 400 especies. Los esporangios se sitúan en la axila de los esporófilos. Es un orden cosmopolita, con mayor diversificación en zonas tropicales pero con una buena representación en el Ártico.
– Selaginellales: heterospóreas, liguladas, con macroesporas y microesporas triletas. El grupo lo forman unas 700 especies. Son herbáceas y generalmente perennes. Han colonizado lugares variados, desde los medios húmedos y sombreados de los trópicos hasta lugares extremos como los desiertos y los acantilados rocosos.
– Isoetales: heterospóreas, liguladas, con macroesporas y microesporas monoletas (simetría bilateral). Lo forman unas 150 especies. Crecen siempre sobre sustratos ácidos y tienen aspecto de gramínea. Incluye especies tanto terrestres como anfibias y acuáticas.

Clase Equisetopsida:
La forma un único género: Equisetum. Se relaciona con medios acuáticos o muy húmedos. Se las conoce también como “plantas articuladas” por la diferenciación de los ejes en nudos y entrenudos. En los nudos aparecen las hojas, con forma de escamas, que se disponen en verticilos y se sueldan lateralmente entre sí para formar las vainas foliares. Otra característica a destacar es que sus células epidérmicas están silicificadas. La sílice se puede depositar de diferentes formas, y esta característica se emplea para diferenciar especies.

Clase Filicopsida:
Incluye unas 10.000 especies y es la clase más numerosa, evolucionada y diversificada dentro de los cormofitas con esporulación libre. En sus frondes u hojas se da una división de funciones: los esporófilos son las hojas fértiles y los tropófilos las hojas verdes que hacen la fotosíntesis. Mientras que en los helechos tropicales las hojas suelen ser perennes, en climas templados y fríos las frondes se suelen marchitar durante el invierno. El rizoma tiene un crecimiento indefinido y puede crecer erguido o rastrero. El tallo va recubierto de un indumento de pelos, escamas o páleas. Estas últimas son estructuras pluricelulares aplanadas en forma de escamas, con frecuencia fijas en su punto central. Aunque no hay acuerdo en su clasificación sistemática, se distinguen en general once órdenes: Ophioglossales, Marattiales, Osmundales, Hymenophyllales, Dicksoniales, Dennstaedtiales, Pteridales, Polypodiales, Aspleniales, Blechnales e Hydropteridales. La disposición de los esporangios, el tipo de soros, el hindusio y la dehiscencia son algunos de los caracteres que se emplean para diferenciar unos grupos de otros.

Categorías: Botánica, Taxonomía