Biología

Inicio Botánica Características de los helechos

Características de los helechos

Publicado por Victoria González

Los helechos o pteridofitas pertenecen al grupo de las criptógamas o plantas sin flor. Al igual que los briófitos, presentan un ciclo con alternancia de generaciones en el que la generación diploide o esporofito domina sobre el gametofito, ya que ha tenido más éxito en la conquista del medio terrestre.

El esporofito tiene una organización cormofítica, es decir, tiene tejidos vasculares. Por ello también se llama a este grupo “criptógamas vasculares”. Los tejidos permiten la toma de agua y nutrientes y su transporte desde las partes subterráneas a las aéreas. En sus tejidos aparece la lignina, que impregna las paredes celulares secundarias de las células xilemáticas.
Al igual que el resto de cormofitos, los helechos son plantas homeohidras, es decir, capaces de regular el contenido hídrico de sus células. Para ello, su aparato vegetativo va revestido por una cutícula o tejido impermeable de cutina. Además, esta película no es continua, sino que tiene estomas que permiten el intercambio gaseoso.

Características del esporofito: Tiene los órganos típicos: raíces, tallos y hojas. En las raíces no se diferencia una principal, sino que todas son semejantes y tienen origen caulinar. En cuanto a los tallos, hay gran diversidad: generalmente son subterráneos, de tipo rizoma, pero en otras ocasiones son aéreos y pueden crecer erguidos o postrados. El tejido de los tallos se organiza en epidermis, parénquima y estela. La estela es el conjunto de tejidos vasculares, y según la distribución de los mismos se diferencia la protostela, actinostela, plectostela y sifonostela.
En cuanto a las hojas, estas se diferencian, según la inervación, en dos tipos. En las micrófilas la rama de tejidos vasculares que penetra en la hoja no deja brecha foliar, y el nervio recorre la hoja sin ramificarse. En las macrófilas, el sistema de nervios deja una brecha foliar.

Cuando el esporofito madura produce los esporangios, que pueden insertarse directamente en los tallos o bien sobre las hojas. Según su ontogenia y sus características al madurar, se diferencian dos tipos de esporangios: los eusporangios son más primitivos y se forman a partir de varias células epidérmicas iniciales que sufren divisiones paralelas a la superficie. Los leptoesporangios, en cambio, se diferencian desde una única célula epidérmica inicial, y siempre sobre las hojas.
En las células esporógenas se produce la meiosis y se da lugar a esporas haploides. Una vez formadas, se liberan al medio, generalmente gracias a la dehiscencia del esporangio. Los helechos se pueden clasificar en isosporios y heterospóreos según el tipo de esporas que produzcan. Los isosporios, más primitivos, producen esporas de un solo tipo, que dan lugar al gametofito por un proceso de exosporia: su desarrollo tiene lugar fuera de las paredes esporales. Los helechos heterospóreos producen dos tipos de esporas: las microsporas, que al germinar originan protalos masculinos, y las macrosporas, que originan protalos femeninos. La germinación es endospórica, es decir, se produce dentro de los límites de las paredes esporales.

Características del gametofito: Los gametangios masculinos, o anteridios, presentan una pared pluricelular de células estériles que protegen a las células espermatógenas. Hay una tendencia hacia la reducción en el número de células de la pared del anteridio. Los arquegonios, o gametangios femeninos, tienen un cuello formado por cuatro filas de células que dejan en el centro un canal. Este canal conduce al vientre, que contiene la ovocélula. Cuando el arquegonio está maduro las células se desintegran y producen un mucílago que atrae a los espermatozoides. Tras la fecundación, el zigoto empieza a dividirse rápidamente hasta formar el esporofito, que al principio depende del gametofito para sobrevivir, pero que se hace independiente al surgir la primera hoja.

En algunos grupos de helechos no hay ciclos sexuales normales, sino que se dan las siguientes variaciones:
– Apogamia: se producen esporofitos sin fecundación previa, a partir de células vegetativas.
– Aposporia: el gametofito se forma a partir de células vegetativas del esporofito, y no a partir de esporas.

Categorías: Botánica