Biología

Inicio Taxonomía Criptógamas

Criptógamas

Publicado por Ramón Contreras

Las plantas criptógamas son aquellas que no se reproducen mediante flores. En general y de forma tradicional recibían esta mención todos aquellos vegetales que no se les conocía flor alguna, incluidos los hongos. La nomenclatura de criptógamas, aunque se emplea desde los tiempos de Linneo, la primera clasificación moderna de los seres vivos, en la actualidad no tiene ningún valor taxonómico y su uso está relegado a viejos libros de texto y a los museos.

Sin embargo, dividir el mundo vegetal en aquellos seres que poseen flores y aquellos que no puede tener una utilidad sistemática, históricamente lo fue. Todos aquellos vegetales sin flores pueden denominarse criptógamas, esto engloba algas, líquenes, musgos, helechos y licopodios. En sentido amplio se consideran pertenecientes a este grupo todos aquellos vegetales que no pertenecen al grupo de espermatófitos, las fanerógamas. Todos estos grupos están emparentados filogenéticamente, como todos los vegetales en general. Todos estos grupos, en comparación con las plantas con flores, han evolucionado mucho menos. Su reproducción se lleva a cabo por esporas en lugar de por semillas. La principal diferencia es que las esporas son unicelulares y en sus sistemas de fecundación y dispersión no intervienen animales, mientras que las semillas son órganos pluricelulares donde varias células tienen funciones diferentes a la del embrión que llevan, además en muchos casos, que no en todos, bien en la fecundación o bien en la dispersión pueden intervenir animales, ya sean insectos u otros de mayor tamaño como los mamíferos o las aves.

En los inicios de la clasificación taxonómica botánica no se conocía como se reproducían estas plantas que no presentaban unos órganos sexuales como las plantas con flores. Los vegetales criptógamos, musgos y algas, tampoco poseen otros tejidos propios de las plantas vasculares, en este aspecto los helechos tienen tejidos similares a las plantas vasculares, aunque la evolución de su sistema de transporte no es tan eficiente.

Las plantas con flores propiamente dichas son las angiospermas, junto con las gimnospermas forman las plantas que se reproducen a través de semillas. El resto de las plantas pueden considerarse criptógamas. Las más cercanas a ellas evolutivamente son los helechos, cuya reproducción ya es mediante la unión de gametos y la formación de esporas.

En el reino vegetal se han adoptado dos estrategias reproductoras, dependiendo de si lo que denominamos planta está formado a partir de la unión de dos gametos o del desarrollo de una espora. El organismo diploide, esporofito dará lugar a esporas haploides, que darán lugar a individuos haploides que generaran gametos haploides que en la fecundación formaran individuos diploides el esporofito. En los helechos las esporas darán lugar a gametofitos de muy pequeño tamaño, sobre los cuales se formara el esporofito, que es el helecho que vemos y éste producirá esporas (en las plantas vasculares el gametofito es la planta entera y el esporofito podría compararse con los órganos reproductivos que forman los gametos haploides). Por otra parte en otros grupos de criptógamas, como los musgos, la fase visible es el gametófito y el esporofito tiene un tamaño reducido y muchas veces no es fotosintético.

Categorías: Taxonomía