Biología

Inicio Bacteriología, Microbiología Funciones de las envueltas externas en las bacterias

Funciones de las envueltas externas en las bacterias

Publicado por Javier García Calleja

Función de la pared celular

La pared celular cumple las siguientes funciones:

  • Mantiene la forma de la célula y previene la lisis osmótica.
  • Posee componentes con capacidad antigénica (ácidos teicoicos, lípido A).
  • Regula el intercambio con el exterior, principalmente la membrana externa de las paredes gram negativas.
  • Proporciona carga negativa a la superficie celular (ácidos teicoicos en paredes gram positivas y lipopolisacáridos de la membrana externa en paredes gram negativas).

Merece la pena explicar el aspecto de prevención de la lisis osmótica: la presión de turgencia es la presión ejercida por el citoplasma celular, hiperosmótico, sobre la membrana plasmática de la célula. La existencia de la pared celular contrarresta la elevada presión de turgencia del interior. En células tratadas con lisozima, que destruye la pared celular, el agua penetra hacia el interior por osmosis hasta que la presión de turgencia es tan elevada gue produce la rotura de la membrana y, por tanto, la lisis celular. Papel fundamental también lo cumplen  las sales minerales en los seres vivos.

capsula

Envueltas externas.

Muchas bacterias presentan cubiertas mucosas en el exterior de la pared celular, compuestas por polisacáridos y, en ocasiones, por proteínas, que se denominan cápsulas (más gruesas y adheridas firmemente a la célula) y capas mucosas (más finas y laxas)

Función de las envueltas externas

Las envueltas externas poseen varias funciones:

  • Protegen a la bacteria de factores tóxicos y de la fagocitosis, lo cual incrementa el poder invasor y la virulencia de las bacterias patógenas.
  • Evitan la desecación, ya que retienen gran cantidad de agua.
  • Permiten la adherencia a superficies y a otras células. Esta capacidad es importante en las bacterias de vida libre que viven sobre distintas superficies y también en las patógenas, ya que permiten la fijación del microorganismo a las células del tejido hospedador.

El citoplasma bacteriano.

El citoplasma está formado por una matriz gelatinosa, el protoplasma, con un alto contenido en agua y de aspecto granuloso, que contiene proteínas y enzimas y alberga los ribosomas 70 S característicos de estas células, así como diversas inclusiones de variada naturaleza y función según los diferentes tipos celulares.

No se debe confundir el protoplasma con el protoplasto, término que designa células bacterianas o vegetales, de morfología típicamente redondeada, que han perdido la pared debido a tratamientos enzimáticos.

La estructura y función de los ribosomas de las células procariotas es semejante a la que presentan en otras células, y está relacionada con la síntesis de proteínas.

Inclusiones.

Depósitos no recubiertos de membrana, de diferente naturaleza química.

En la siguiente lista se recogen algunas de las inclusiones más frecuentes, su composición y su función principal.

  • Granulos de glucógeno – Polisacáridos (glucano-amilo-pectinas) – Reserva de carbono
  • Granulos de polifosfato – Polímeros de ortofosfato – Reserva de fosfato
  • Granulos de PHB – Poli-beta-hidroxibutirato – Reserva de carbono
  • Granulos de azufre – Azufre – Reserva de azufre
  • Vesículas de gas – Cubierta proteica e interior gaseoso – Flotación en organismos acuáticos
  • Inclusiones paracristalinas – Proteínas – Diversas funciones
  • Carboxisomas – RubisCo – Ciclo de Calvin (etapa de la fotosíntesis)
  • Magnetosomas – Magnetita (Fe,0) – Migración hacia zonas anaerobias.

Categorías: Bacteriología, Microbiología