Biología

Inicio Hongos Fisiología de hongos y morfología de las hifas

Fisiología de hongos y morfología de las hifas

Publicado por Ramón Contreras

Tanto la fisiología animal como la vegetal forman parte del temario habitual de biología a varios niveles educativas. Sin embargo, la fisiología de hongos suele pasar más desapercibida, en parte por su sencillez aparente y en parte por la propia falta de orden estructural claro en la mayoría de los hongos, que prefieren vivir como una masa informe de células en fila dentro en un medio más o menos sólido. Pero si bien es verdad que la fisiología va de a mano con las estructuras, puesto que estudia los órganos y su funcionamiento, en los hongos que carecen casi por completo de órganos que estudiar surge una pregunta ¿Cómo lo hacen? Si no tienen órganos para realizar sus funciones como plantas y animales ¿qué hacen para vivir? Los hongos plantean en la naturaleza una tercera vía evolutiva respecto a las plantas y los animales. En la sencillez han triunfado.

Cómo ya hemos dicho los hongos no tienen órganos apreciables, salvo en algunas ocasiones los reproductores (las setas que vemos brotar después de las lluvias) y en otras muchas ocasiones con unas células ligeramente diferenciadas del resto de las hifas les es suficiente para reproducirse. La estructura de los hongos tampoco da pie a un ordenamiento del organismo, su cuerpo es una masa de células en línea (las hifas) formando filamentos que crecen en función de donde se encuentra el alimento y otros factores. Este hecho es el que hace que el organismo más grande del planeta sea justamente un hongo, puesto que no tienen restricciones al tamaño para poder vivir, como sí pasa en animales y plantas. Las hifas, única estructura reseñable de los hongos ha ayudado a catalogarlos, al conjunto de los filamentos de un hongo se le denomina micelo. Las células de las hifas son cilíndricas y alargadasy están envueltas en la pared celular de quitina típica de los hongos. En su interior pueden estar separadas por septos o no, dando lugar a células uninucleadas o multinucleadas, dependiendo de los grupos entre dos septos habrá uno, dos o más núcleos. Los núcleos pueden migrar de un lado a otro a través de los poros de los septos, de esto se valen los hongos para la reproducción sexual y el intercambio genético.

Aunque existen diferentes clasificaciones de las hifas que forman los cuerpos fructíferos por varios autores, en general se reconocen varias funciones especializadas de los diferentes filamentos. Las hifas se pueden clasificar en generativas, que tienen las paredes delgadas, normalmente se encuentran en el exterior del micelio y es por donde van creciendo, tomando el alimento y eventualmente reconociendo a otros hongos para realizar una reproducción sexual. Las hifas conectivas y esqueléticas, presentan grandes paredes estancas que forman el sistema fundamental y de sostén del micelio, son las hifas más antiguas y anteriormente feuron hifas generativas. Finalmente, las hifas conectivas o conductoras muchas veces sin septos o con grandes poros pero paredes celulares gruesas que se especializan en transportar nutrientes de un sitio a otro, llamándose a veces vasos gelatinosos o lactíferos.

Puedes leer más sobre la fisiología de los hongos y cómo la emplean para alimentarse en el artículo que le dedicamos al tema aquí.

Categorías: Hongos