Biología

Inicio Hongos Candida albicans

Candida albicans

Publicado por Ramón Contreras

Candida albicans es un hongo conocido principalmente por su capacidad para infectar la zona urogenital del ser humano. A este tipo de infecciones se las conoce comúnmente como candidiasis, aunque la candidiasis puede ser provocada por otras especies del mismo género. Puedes leer más sobre la infección de candidiasis en el artículo que le dedicamos aquí .

Clamidosporas de C. albicans en el extremo de los filamentos.

Clamidosporas de C. albicans en el extremo de los filamentos.

Filogenia e historia evolutiva: C. albicans es la especie modelo del género Candida. En él se recogen una docena de especies. Antiguamente este género se incluyó dentro de la familia taxonómica Cryptococacceae, de la Clase Deuteromycota, donde se colocaban las levaduras de las que no se conocía su fase sexual y por lo tanto no se podían clasificar. Puedes ver más sobre esta clasificación en el artículo de la candidiasis. En una clasificación más reglada (propuesta por Berkhout en el año 1923) el género Candida forma parte de la familia Sacharomycetaceae, del Orden Sacharomycetales dentro de la Clase Sacharomycetes, del Reino Fungi.

Descripción: C. albicans es diploide, y tan solo se conoce su reproducción asexual. Se ha descrito un tipo de autorecombinación de su genoma capaz de crear variabilidad en su reproducción asexual. Puede formar filamentos a partir de una colonia de estas levaduras. Además puede formar clamidoconidios, un tipo de blastoconidios en forma de filamento o hifa en el extremo del cual se generan las esporas, que son tipo clamidosporas. Éstas son unicelulares y redondas, además están protegidas por una pared refringente de unos 15 micrometros de diámetro. En medio de cultivo crece rápidamente en colonias circulares y blancas, que desprende el olor característico de levaduras.

Distribución y hábitat: Candida albicans, como todas las especies del género crece a bajas concentraciones de oxígeno y a temperaturas que rondan los 37ºC, la temperatura interna corporal. Una muestra de mucosa puede analizarme mediante cultivos de laboratorio para corroborar la candidiasis. Para su detección se emplea el medio agar dextrosa Saboraud con y sin cicloheximida como antibiótico en el que pocas cepas de ese hongo son capaces de crecer. Las colonias aisladas y redondas aparecerán entre 3 y 5 días tras la siembra en placa. Además puede usarse la tinción de GRAM en la que las estructuras filamentosas de la levadura darán positivo, se teñirán.

Interacción con el ser humano: Este hongo forma parte de la flora de las mucosas del cuerpo humano, tanto bucal, intestinal como urogenital. Cuando el individuo se encuentra inmunodeprimido permite que la Candida prolifere más allá de los límites recomendables y es cuando se produce una candidiasis. Todas las candidiasis son tratables con antibióticos. En general y en individuos que no tienen una inmunodeficiencia crónica no generan grandes problemas para el afectado. Los síntomas más habituales de la candidiasis son la picazón, enrojecimiento y malestar. En personas inmunodeprimidas, como por ejemplo enfermos de SIDA, la candidiasis puede complicarse y ser fatal. Candida albicans puede infectar no solo mucosas en estos pacientes, apareciendo en uñas piel, normalmente en pliegues e incluyo en el aparato genital, por lo que podrían transmitir la infección. Es por esto que se la considera una ETS.

Categorías: Hongos