Biología

Inicio Hongos Amanita muscaria

Amanita muscaria

Publicado por Ramón Contreras

Amanita muscaria es un hongo peligroso que puede causar alucinaciones y daños graves en el sistema nervioso. Tiene muchos nombres tales como Matamoscas, Falsa oronja, Agárico pintado.

Filogenia e historia evolutiva: Amanita muscaria es la especie tipo de su género, Amanita. Pertenece a la familia taxonómica Amanitaceae, del Orden Agaricales, de la Clase Agaricomycetidae del Filo Basiomiceto del reino Fungi. El género Amanita comprende a algunas de las especies más tóxicas de hongos de la naturaleza y a algunas de las más apreciadas gastronómicamente. La historia evolutiva de los hongos en general es poco conocida. Son un grupo muy heterogéneo y no monofilético. Amanita muscaria está distribuida de forma natural por todo el mundo, esto nos indica una edad aproximada del momento en el que se creo la especie. Existen algunas variedades diferenciables por el color de su sombrero. A. Muscaria regalis tiene un color rojo amarronado. La variedad formosa es más amarillento y las escamas son del mismo color. La variedad aureola más anaranjado puede confundirse con Amanita caesarea, con pie amarillo, que sí es comestible.

Los cuerpos fructíferos de las Amanitas muscaria suelen aparecer en grupos de una misma micorriza.

Los cuerpos fructíferos de las Amanitas muscaria suelen aparecer en grupos de una misma micorriza.

Descripción: durante la época desfavorable A. Muscaria permanece bajo el suelo en forma de micorriza. El cuerpo fructífero de Amanita muscaria tiene un tamaño de 10 a 27 cm de altura con un diámetro de unos 2 cm de ancho en el pie y de 5 a 15 en el sombrero. Esta seta tan vistosa se puede diferenciar por su pie blanco con un anillo, también blanco y membranoso, y volva. Su sombrero de color rojo intenso o anaranjado se desarrolla desde una forma globosa forma convexa o cuando ya es mayor aplanada. Este desarrollo del sombrero es típico de las Amanitas. Además en el sombrero aparecen restos blancos del velo, una cobertura inicial. Aunque va desapareciendo con la madurez de la seta. En el interior del sombrero sus láminas son blancas, libres y expulsan esporas de color blanco, elípticas y no amiloides.

El cuerpo fructífero sale a la superficie tras la temporada de lluvias siendo frecuente en otoño, aunque en regiones más frías puede salir antes, incluso en agosto o mayo. La ingesta del cuerpo fructífero produce serios problemas nerviosos. Las moscas cuando se posan sobre ella quedan atontadas o mueren, de ahí que se llame matamoscas.

Distribución y hábitat: la Amanita muscaria es un hongo cosmopolita, presente en todo el mundo. Aunque parece tener una preferencia por las zonas elevadas y frías, siendo muy rara a nivel del mar. No tiene unos grandes requerimientos para crecer respecto al tipo de suelo en el que crece, aunque se desarrolla mejor en suelos ácidos. Como otros muchos hongos es frecuente encontrarlo en bosques con mucho humus, normalmente bosques de cierta edad, con más de 12 años. Esta amanita prefiere bosques de coníferas o de árboles caducifolios. Como por ejemplo abetos, pinos negros, hayas y abedules. Normalmente Amanita muscaria desarrolla una asociación, micorrizas, con las raices de los árboles del bosque en el que vive. Como la mayoría de hongos la A. muscaria crece en áreas con alta humedad y bien sombreadas.

Interacción con el ser humano: La amanita muscaria debido a sus efectos alucinógenos ha estado muy ligado a ritos y religiones por todo el mundo, desde los chamanes siberianos y la medicina tradicional china hasta los indios americanos. Posee varias sustancias tóxicas, como la muscarina y el ácido iboténico. Puede causar problemas digestivos (vómitos y diarreas) antes de cuatro horas tras su ingesta además puede causar delirios y euforia.

Categorías: Hongos

2 comentarios para “Amanita muscaria”