Biología

Inicio Histología Folículo piloso

Folículo piloso

Publicado por Ramón Contreras

Los folículos pilosos son la región invaginada de la dermis en la que se generan y se insertan los pelos de animales. Debido al crecimiento continuo del pelo y a la reposición constante los folículos pilosos son una de las aéreas celulares más activas de todos los organismos. El número de folículos pilosos en la cabeza de humanos al nacer es de unos 1100 por centímetro cúbico, y van decreciendo con la edad hasta poco más de 600 a los 30 años de vida. Los folículos pilosos se forman durante la gestación y el individuo adulto no puede generar nuevos.

Las células del bulbo son basófilas y se tiñen de azul en un corte transversal como este.

Las células del bulbo son basófilas y se tiñen de azul en un corte transversal como este.

Los folículos pilosos están compuestos por dos regiones que diferenciamos para su estudio. El bulbo piloso o región proliferativa está situado en la capa más interna de la dermis. En ella se encuentran las células madre a partir de las cuales se formarán los queratinocitos y los melanocitos. Los primeros sintetizarán la queratina componente principal del pelo. Los segundos sintetizan melanina, el principal pigmento de cabello y piel. Entre ambos tipos celulares forman el pelo. Los melanocitos y los queratinocitos se unen para formar las 3 capas del pelo. Si se elimina el bulbo piloso, donde se encuentran las células madre de estos tipos celulares, no volverá a crecer ningún pelo de ese folículo.

Finalmente rodeando el bulbo piloso encontramos glándulas sebáceas que darán lustre al pelo a medida que va creciendo. Estas glándulas están formadas por células que sintetizan lípidos que expulsarán al canal piloso por el que se desarrolla el pelo. Normalmente las glándulas sebáceas se encuentran distribuidas por toda la capa media de la dermis y no en contacto con el bulbo piloso. Estás glándulas sebáceas son del mismo tipo que las situadas por toda la epidermis. Cuanto mayor sea el diámetro del cabello más glándulas sebáceas asociadas tendrá. Además de glándulas sebáceas también rodean el canal piloso glándulas sudoríparas en las axilas, ingle y cuero cabelludo.

La otra región del folículo piloso son las papilas dérmicas. Se encuentra en la parte basal del folículo. Es el conjunto de células dérmicas que se encargan de sostener y alimentar el bulbo. Son ricas en tejido conectivo, mucopolisacáridos. Entre ellas encontramos las células fibroblásticas, que controlan el movimiento y crecimiento del pelo en asociación con el músculo erector del pelo (musculus erector pili). También en la base de la zona generadora del pelo se encuentran terminaciones nerviosas que reciben las sensaciones de los pelos cuando se mueve. Además en la papila confluye la red de venas y arterias que riegan el folículo.

Dependiendo del momento del ciclo de crecimiento del pelo la composición celular del folículo varía. Durante la fase catágena, cuando el pelo no crece y se cae, las células dejan de dividirse y las células madre se retraen, encogiéndose el bulbo. Durante la fase de telógeno el bublo descansa y en la fase anágena, de crecimiento, empiezan a dividirse de nuevo las células madre de melanocitos y queranocitos. Puedes leer más sobre los pelos y sus fases de crecimiento en el artículo que le dedicamos a ¿cómo crece el pelo? Aquí (próximamente) y en nuestro artículo sobre las canas aquí (próximamente).

Categorías: Histología

2 comentarios para “Folículo piloso”