Biología

Inicio Genética La primera ley de Mendel

La primera ley de Mendel

Publicado por Ramón Contreras

Gregor Mendel es uno de los padres de la genética moderna. Su aportación de los principios básicos que rigen la herencia de los caracteres codificados en un único gen abrió las puertas al entendimiento de la genética tal y como la conocemos en la actualidad. Puedes aprender más sobre este gran investigador en el post que le dedicamos aquí .

Los individuos homocigotos (AA y aa) darán gametos de un solo tipo cada uno (A y a respectivamente), por lo que toda su descendencia será un híbrido Aa.

Los individuos homocigotos (AA y aa) darán gametos de un solo tipo cada uno (A y a respectivamente), por lo que toda su descendencia será un híbrido Aa.

Gracias a sus meticulosos y largos estudios con caracteres sencillos en plantas de guisante (Pisum sativum) fue capaz de formular sus tres leyes básicas de la herencia de los caracteres simples, aquellos que están controlados por tan solo un gen. Este tipo de caracteres, fenotipos, son el resultado de la expresión de diferentes versiones de un gen existente en la población. Estos caracteres pueden ser tanto morfológicos, cromáticos, metabólicos, etc. Aún así estos caracteres son, por desgracia para el estudio de la genética en general, muy poco frecuentes.

Por suerte para Mendel se topó con caracteres fenotípicos observables a simple vista controlados por un solo gen. En su estudio incluyó observaciones del color de las flores de las plantas de guisante, que podía ser blanco o violeta. De las semillas utilizó dos caracteres: el color de los propios guisantes, amarillos o verdes y la rugosidad del guisante, liso o rugoso. En la vaina de guisantes tomó datos de la forma de la vaina, que podía ser llena o constreñida, viéndose la forma de los guisantes en la vaina. Por último anotó diferentes fenotipos para el tallo, su tamaño en altura y el lugar donde crecían las flores en el tallo, en las vainas axilares crecen a lo largo y en las vainas terminales crecen en el ápice.

Los caracteres más sencillos y en los que se basan la mayoría de métodos de enseñanza para explicar las leyes de la herencia de Mendel son el color y la rugosidad de los guisantes y el color de la flor. Gracias a las leyes de Mendel se puede predecir el fenotipo de un carácter si se conocen los individuos parentales.

La primera ley de Mendel es la más sencilla y en la que se basan las otras dos. Se puede enunciar como: Ley de la uniformidad de los híbridos de la primera generación filial. La ley explica que sabiendo el genotipo de los dos parentales se puede predecir la frecuencia de aparición de cada uno de los posibles fenotipos de su descendencia.

Pongamos un ejemplo para explicarlo:

Tomando dos plantas de guisante homocigotas para el carácter color del guisante, siendo una AA (amarilla) y el otro (aa) verde, todos los descendientes de este cruce serán Aa. Como el carácter amarillo (A) es dominante sobre el verde (a) al cruzar los gametos de un individuo con el otro obtendremos estas posibles combinaciones: Aa, Aa, Aa y Aa, y todos los descendientes tendrán un fenotipo amarillo, aunque su genotipo sea diferente del de su parental amarillo.

Si probamos otros parentales podemos predecir igualmente la frecuencia de los fenotipos que obtendremos. Si cruzamos un individuo AA (amarillo) con uno Aa (amarillo), obtendremos toda la descendencia amarilla, aunque sus genotipos sean diferentes (AA, Aa, AA y Aa). Finalmente el cruzamiento Aa por aa dará la siguiente descendencia: Aa, aa, Aa y aa, es decir, la mitad serán amarillos y la mitad verdes.

Puedes seguir leyendo la segunda y la tercera ley de Mendel aquí y aquí respectivamente.

Categorías: Genética

3 comentarios para “La primera ley de Mendel”