Biología

Inicio Genética Herencia mendeliana: dominancia intermedia

Herencia mendeliana: dominancia intermedia

Publicado por Ramón Contreras

Una de las grandes suertes que tuvo Mendel fue que estudió caracteres que daban un fenotipo sencillo, o lo que ahora se llama mendeliano. La altura de las plantas de guisante, el color de las flores, el de los guisantes o si estos eran rugosos o lisos son características que están controlados por un único gen con dos alelos. Esto quiere decir que los guisantes pueden ser rugosos o lisos, pero nada más, ni una mezcla entre ellos. Es un carácter con una herencia simple, solo un gen controla el rasgo y el gen solo tiene dos variantes o alelos.

Por suerte para la evolución o por desgracia para los estudiantes de genética, no todas las características son mendelianas, ni todos los genes tienen una dominancia completa. En los problemas de genética decimos que las plantas blancas tienen los dos alelos “BB”, mientras que las plantas con flores violetas tienen los dos alelos “VV”. Pero el híbrido, el que poseerá los alelos “BV” no tendrá ni las flores blancas, ni las flores violetas, como ocurriría si alguno de estos alelos fuera dominante sobre el otro. En esta ocasión las flores serán rosas. Se puede interpretar como que ambos colores se expresarán por igual dando un color intermedio. En realidad el color blanco de los pétalos está causado por la ausencia de pigmento. Las plantas híbridas “BV” expresarán el color violeta, pero como solo tienen una copia del gen funcional la cantidad de pigmento que generarán será la mitad y por lo tanto el color será la mitad de intenso. No solo las bocas de dragón, sino gran cantidad de flores tienen este tipo de coloración por una dominancia incompleta. Gracias a ella se pueden conseguir colores diversos y tan maravillosos como los que nos brinda la naturaleza en una gran variedad de flores que serían todas ejemplos magníficos para este tipo de herencia genética. Las plantas con el gen “B” no son violetas como sería de esperar si la dominancia del gen fuera completa, pero tener solo un alelo no es suficiente para dar color violeta. La herencia de este rasgo es incompleta o intermedia.

En genética hay que diferenciar la herencia o dominancia incompleta de la codominancia. Si en la dominancia incompleta tener un alelo no es suficiente para tener el mismo fenotipo que el homocigoto, en la codominancia basta tener un alelo para tener el mismo fenotipo que el homocigoto (como en la herencia simple), solo que aquí se expresan los dos alelos como dominantes. Evidentemente para la codominancia no nos valen los ejemplos de colores de las flores y tendremos que indagar un poco más para entenderlo en profundidad. Pero para que te vayas haciendo una idea la codominancia es la responsable de que si juntamos una gallina negra con un gallo blanco los pollos al crecer presenten plumas que tienen trozos negros y trozos blancos. Lee más sobre esto en los artículos que le dedicamos a otros casos genéticos como la codominancia (aquí) o la pleiotropía (aquí), próximamente.