Biología

Inicio Biología del desarrollo, Genética Cómo vemos los colores y las personas que tienen supervista para ver millones de colores

Cómo vemos los colores y las personas que tienen supervista para ver millones de colores

Publicado por Ramón Contreras

Los conos y bastones son las células fotosensibles con las que vemos. Los conos nos permiten ver con bajas cantidades de luz (en la noche), pero solo en blanco y negro. Esto es debido a que los colores son captados por los conos, las otras células sensibles que tenemos en los ojos y que necesitan una mayor cantidad de fotones para activarse. Dentro de los conos podemos encontrar 3 morfologías que nos permitirán ver 3 colores, azul, rojo y verde. Cada cono tiene una longitud de onda de la luz preferida.

El ojo humano esconde más secretos de los que deja ver

[Paréntesis explicativo: La longitud de onda es el inverso de la energía del fotón, a más energía menor longitud de onda. Una forma fácil de acordarse de qué color tiene la energía alta y cuál la más baja es recordar que en “infrarrojo” la partícula infra significa bajo, y que en “ultravioleta” ultra significa alto. Los infrarrojos tendrán baja energía y alta longitud de onda.]

Los conos azules son más sensibles a los 420 nm, pero pueden ver en un rango algo más amplio, desde los 400 a los 500 nm. Los conoces verdes tienen su máxima sensibilidad a 534 nm y hacia ambos lados decae poco a poco y los conos rojos tienen su máximo en 564 nm, e igualmente pueden seguir captando fotones con energías como 560 o 550, solo que no son tan buenos en ello. Es gracias a estos rangos hacia la izquierda y la derecha de sus máximos de captación de fotones que podemos ver las tonalidades. Por ejemplo, los verdes más oscuros tendrán una longitud de onda más pequeña, entre los 534 nm y cerca de los 500.

Si nos fijamos bien el verde y el rojo los diferenciamos muy bien a pesar de que sus longitudes de onda son muy parecidas. Esto es clave en la naturaleza para distinguir la fruta madura de las hojas de los árboles y otras señales de peligro en la naturaleza. Esta cercanía de sus longitudes de onda es lo que hace que personas con problemas genéticos (como el daltonismo o la deuterocromía) en los conos confundan colores rojos y verdes o verdes y azules.

Los conos se diferencian durante su formación. Su morfología determinará qué color son capaces de captar. Dependiendo de su forma captan un color u otro. Si durante su formación los conos adquieren un tamaño intermedio entre dos de estos tamaños estándar, tendremos a una persona que ve un color intermedio. Pero no todo tiene que ser malo. De hecho, se cree que puede haber un número considerable de personas (se especula que entre un 10 y un 50% de la población) que presenta unos conos no normativos. Estas personas verían los colores ligeramente diferentes.

La herencia de la capacidad de ver colores está repartida en varios genes a lo largo de todo el genoma, pero algunos de estos genes se encuentran en el cromosoma X. En estos casos, los hombres podrían tener tan solo una copia del gen, puesto que tienen solo un cromosoma X. Los hombres (dotación cromosómica XY) verían solo en 3 colores y si su copia del cromosoma X da unos conos de morfología diferente verá uno de los colores distorsionado. Sin embargo, si una mujer (dotación cromosómica XX) tiene una copia del gen mutada y otra copia nativa, en el otro cromosoma X, se puede beneficiar de ver un rango de colores mucho mayor, pues puede distinguir más tonos entre el rojo y el verde al tener unos conos con su máximo de absorción entre los 564 nm y los 534 nm.