Biología

Inicio General, Técnicas en biología Isótopos estables como indicadores de la ruta migratoria de ballenas

Isótopos estables como indicadores de la ruta migratoria de ballenas

Publicado por Marlene

Las ballenas francas australes redujeron significativamente su densidad en gran medida debido a la caza comercial de ballenas a principios del siglo XIX, pero solo recibieron protección legal completa en 1935. Desde principios de la década de 1970, algunas poblaciones comenzaron a mostrar signos de aumento, pero su rareza general en el pasado ha llevado a un grado considerable de ignorancia sobre su biología.

Hay muy poca información, por ejemplo, sobre sus movimientos estacionales en relación con el comportamiento de alimentación y la dieta. Los intentos antiguos de describir las migraciones estacionales de las ballenas francas australes se han basado en métodos indirectos, como el trazado de las posiciones de captura mensuales de la caza de ballenas del siglo XIX, pero la interpretación de éstas depende de la suposición de que los balleneros siguieron fielmente los movimientos de sus presas, cuando otros factores como el clima o la disponibilidad relativa de otras especies pueden haber sido muy influyentes. Más recientemente, los grupos de ballenas francas identificadas fotográficamente han demostrado movimientos de largo alcance en el Atlántico Sur, pero esencialmente solo proporcionan información sobre la presencia del individuo en dos localidades ampliamente separadas en dos instancias diferentes en el tiempo, sin indicación de cuánto tiempo los individuos pueden haber pasado en cada localidad o por dónde viajaron en el ínterin.

Se informó que otro balaénido, la ballena cabeza de arco (Balaena mysticetus), ha marcado oscilaciones en relaciones de isótopos estables de carbono y nitrógeno a lo largo de sus placas de barbas. Estas oscilaciones aparentemente son el resultado de las migraciones anuales de las ballenas desde la zona de invernada en el mar de Bering a las zonas de veraneo del mar canadiense de Beaufort, y viceversa. El zooplancton a lo largo de la ruta migratoria tiene diferentes proporciones de isótopos de carbono y nitrógeno estables, que (si el individuo se alimenta durante todo el año) se reflejarán en la composición de las planchas queratínicas de crecimiento continuo.

Las ballenas son, de varias maneras, ideales para el análisis de trazadores que usan proporciones de isótopos. También consumen cantidades muy grandes de alimentos en regiones geográficas extensas, lo que agrega un grado de integración espacial y temporal no igualada por especies más pequeñas; se estima el consumo de 100 toneladas de zooplancton húmedo al año para una ballena adulta. Dado que las proporciones de isótopos de carbono y nitrógeno se establecen en las cadenas alimentarias por los productores primarios, las diferencias seguirán siendo distintas en la composición en masa, a pesar de las posteriores alteraciones menores que surgen de fracciones fisiológicas o tróficas. Además, en tejidos tales como el cabello, o en este caso las barbas, que se depositan a partir de los metabolitos en el torrente sanguíneo y luego son metabólicamente inertes, las relaciones de isótopos de los alimentos se registran de manera rápida y fiel cuando se producen cambios significativos en las relaciones de isótopos de la dieta. Por esto, los isótopos estables son una buena herramienta para analizar la dieta, y en función de esta las rutas migratorias de las ballenas.

Categorías: General, Técnicas en biología