Biología

Inicio Fisiología Vegetal, Técnicas de Botánica La influencia de la luz y los métodos físicos en la maduración de las frutas

La influencia de la luz y los métodos físicos en la maduración de las frutas

Publicado por Marlene

La luz parece regular la acumulación de pigmentos en el tomate durante la maduración de la fruta, independientemente de la producción de etileno. Los pigmentos de fruta madura, incluidos los carotenoides y los flavonoides, tienen propiedades antioxidantes que ayudan a neutralizar los efectos de la fotooxidación y al mismo tiempo tienen un significado nutricional para los humanos.

La alta tasa de mutaciones de pigmentos del tomate dan como resultado una elevada acumulación de carotenoides y flavonoides con poco impacto en otras características de la maduración. Debido a que las mutaciones en la vía de señalización luminosa influyen positivamente en la pigmentación de la fruta madura, la orientación dicha vía podría ser un medio eficaz para diseñar la calidad nutricional de la fruta.

Las bananas maduras se cosechan de las plantas y se almacenan a temperatura ambiente para la maduración natural. Sin embargo, esto lleva mucho tiempo y las frutas que están demasiado maduras son de calidad inferior. Se han empleado varios métodos para la maduración de las frutas. La exposición de las bananas al monóxido de carbono, el gas de carbón y el acetileno se han empleado para la maduración de las bananas. El papel del etileno en la maduración de las frutas ya está establecido. La maduración de frutas climatéricas con gas etileno es actualmente la práctica estándar, que produce una maduración uniforme.

Se ha demostrado que el almacenamiento de frutas tropicales en atmósfera modificada (MA) controlada (CA) con bajos niveles de oxígeno es eficaz para retrasar la maduración de la fruta. La condición de almacenamiento de CA inhibe la producción de etileno y retarda la velocidad de maduración de la fruta. La atmósfera reducida en O2 y enriquecida en CO2 se ha utilizado comercialmente en los EE. UU. desde la década de 1930 para extender la vida útil de las manzanas.

La atmósfera reducida de O2 y/o elevado CO2 reduce la biosíntesis de etileno al retrasar y suprimir la expresión de 1-amino-ciclopropano carboxilato sintasa (ACS) a nivel transcripcional y al reducir la abundancia de proteína 1-amino-ciclopropano carboxílico oxidasa ácida (ACO) activa en las manzanas. El almacenamiento de CA extiende la fase inicial de ablandamiento lento y reduce la tasa de ablandamiento rápido de las manzanas cuando se aplica sin demora después de la cosecha. También se ha visto, que el almacenamiento de las paltas bajo CA / MA duplica la vida útil de las frutas en comparación con el almacenamiento en atmósfera normal.

La radiación se ha utilizado para retrasar los procesos asociados a la maduración. La radiación gamma se ha empleado para inhibir la maduración de las frutas climatéricas. Se demostró que una dosis juiciosa de irradiación gamma (0.1-0.5 kGy) podría mejorar la vida útil de las frutas en aproximadamente una semana a quince días, lo que podría ayudar a minimizar el deterioro durante el almacenamiento y el transporte. Los estudios revelan que la irradiación gamma produce alteraciones/cambios en las vías metabólicas, lo que retrasa la producción de precursores esenciales y la energía necesaria para la maduración de las frutas. Sin embargo, la tecnología de radiación no está ampliamente disponible y es costosa.

Categorías: Fisiología Vegetal, Técnicas de Botánica