Biología

Inicio Fisiología Vegetal El néctar de las flores y las plantas

El néctar de las flores y las plantas

Publicado por Ramón Contreras

El néctar es transliteralmente la bebida de los dioses griegos. Muchas plantas rezuman líquido rico en componentes azucarados, olorosos y sabrosos que atraen a posibles polinizadores o dispersores de semillas. Aunque lo normal es que cada flor genere una o pocas gotas de néctar que aprovecharán todo tipo de animales, desde insectos hasta aves y mamíferos. El ser humano siempre ha estado maravillado por el sabor de este néctar y por las pequeñas cantidades que se producen. Tanto es así, que consideraron que algo tan bueno solo podía ser la bebida preferida de los dioses. El ser humano ha intentado fabricar néctar, aunque su composición es muy compleja no contienen todo lo que el cuerpo humano necesita (contiene azucares, aminoácidos y algunos minerales). En cambio se puede emplear para atraer polinizadores a plantas de interés para asegurarse que son polinizadas.

Las flores tienen unos órganos específicos para fabricar el néctar, denominados nectarios. Muchas veces el néctar es almacenado en recipientes de la base de la corola, al fondo de la flor. Deesta manera cuando un animal quiere alcanzar el preciado manjar debe entrar completamente en la flor que aprovechará para diseminar su polen encima de él. Cuando visite una segunda flor, impelido por la atracción de seguir libando más néctar, el polen podrá fertilizar la segunda flor. Es un caso claro de mutualismo en la que las dos especies salen ganando. De hecho, muchas especies se aliemntan exclusivamente de néctar, como los colibríes o muchas mariposas. Es común que haya una evolución conjunta entre las flores y diferentes especies de polinizadores para atraer solo a una especie concreta. De esta forma se conseguirá maximizar las posibilidades de que el polen que pasa de una flor a otra sea de la misma especie. Muchas especies de colibríes se alimentan exclusivamente de un tipo de flores adaptando su pico a las formas de las flores. Las abejas no solo se alimentan de néctar sino que lo usan como materia principal para formar la miel, que mantiene muchas de las propiedades (dulce y líquido) del néctar vegetal. Se ha visto que el néctar tiene propiedades antibióticas, puesto que impide el crecimiento de algunos microorganismos por lo que se especula con una posible actividad protectora del aparato reproductor.

Sin embargo, algunas plantas cuentan con néctar que no rezuma en las flores, sino que las gotas del goloso elemento se encuentran en los entrenudos de las hojas. Se especula con que se secretan para proporcionar mayor cantidad de savia a las partes más jóvenes. De esta manera puede subir más savia con más nutrientes y se descarta en forma de néctar la pobre en nutrientes. Como efecto secundario de esta función o tal vez el objetivo primario sería para atraer hormigas u otros insectos que a parte de coger el néctar cogerían a otros insectos que se alimentasen de las plantas. Además, se ha visto que este néctar extrafoliar repele a las mariposas de dejar sus huevos en la rama o aleja a los herbívoros de comer las hojas.

Categorías: Fisiología Vegetal