Biología

Inicio Fisiología Animal La muda de crustáceos

La muda de crustáceos

Publicado por Ramón Contreras

Los crustáceos son un taxón del Orden de Arthopoda. Contiene una alta diversidad de la que se sospecha que solo se conoce el 10 %, algo menos de 70.000 especies.

Los crustáceos tienen un exoesqueleto rígido articulado. Como otras especies de artrópodos realizan una muda. En la que se desprenden de su exoesqueleto viejo y generan uno nuevo y en ese intervalo de intermuda crecen de tamaño, aprovechando que su esqueleto no les retiene.

El sistema endocrino se compone de las glándulas de secreción interna. En crustáceos es vital, puesto que no solo tiene las funciones habituales. Además tiene que poder mandar las ordenes para regenerar todo el esqueleto y aumentar de tamaño mientras el nuevo esqueleto todavía no es rígido.

Las langostan mudan "hacia atrás" mientras que los cangrejos dejan detrás sus viejos esqueletos.

Las langostan mudan «hacia atrás» mientras que los cangrejos dejan detrás sus viejos esqueletos.

Los crustáceos presentan órganos neurosecretores y glándulas, muy raras en artrópodos, que normalmente no presentan órganos tan especializados.

El sistema neurosecretor de crustáceos presenta varios órganos especializados: el órgano X o glándula del seno, el órgano Y y el órgano o corpúsculo pericárdico (en otros artrópodos cuerpo alata) son los más importantes.

El órgano X se localiza en la base del pedúnculo ocular. El órgano X forma parte del cerebro y está formado por cuerpos neuronales. Los axones de las neuronas que lo forman llegan hasta la glándula del seno, que es el órgano neurohemal. Es el encargado de la secreción de hormonas, es el intermediario entre el sistema nervioso (neuro) y la sangre (hemal).

El órgano X sintetiza la hormona inhibidora de la muda (HIM), que es liberada por la glándula del seno. HIM inhibe en concreto la producción por parte de los órganos Y de los precursores de las hormonas de la muda (HM), los ecdisteroides (20-hidroxiecdisona y ecdisona).

HIM estimula el crecimiento al mismo tiempo que impide que se endurezca el nuevo caparazón, mediante la inhibición del órgano Y. La muda se da cuando el órgano X deja de liberar HIM. Esto ocurre ante un estímulo externo, como la pérdida de un apéndice o el aumento de la presión interna del organismo contra el exoesqueleto. Cuando la concentración de HIM disminuye en la hemolinfa (no es sangre verdadera) el órgano Y deja de estar reprimido y libera al torrente circulatorio una dosis de hormona de la muda, que inicia la ecdisis o muda.

En la glándula del seno también se producen otras neurohormonas encargadas del mantener el equilibrio hídrico: regula la incorporación de agua durante la muda y el endurecimiento del caparazón de quitina.

La HM está muy implicada con la regulación del calcio. La señal de ecdisis en primer lugar estimula el almacenamiento de Ca2+ en el hepatopáncreas. A largo plazo la HM actuará para que el calcio se libera y se deposite en el nuevo esqueleto. El proceso de fijación del calcio en la nueva cutícula se realiza durante un periodo relativamente corto, unas cuantas horas. Es por eso que el individuo se ha de asegurar de haber crecido antes de empezar a endurecerse de nuevo.

Tras la ecdisis la concentración de ecdisona disminuye drásticamente en la hemolinfa. Su concentración solo vuelve a aumentar de forma muy considerable poco antes de la muda y vuelve a caer rápidamente antes de finalizar la muda.

Categorías: Fisiología Animal