Biología

Inicio Embriología Gastrulación en Amphioxus, erizos de mar y anfibios

Gastrulación en Amphioxus, erizos de mar y anfibios

Publicado por Victoria González

En Amphioxus, el embrión tiene poco vitelo, y este se encuentra en las células del polo vegetativo. Además, las células de la blástula contienen el mismo material genético pero distinto contenido citoplasmático. La gastrulación comienza con la invaginación de las células del polo vegetativo. Es decir, las células de la parte externa pasan al interior. A medida que el blastocele se hace pequeño, se va formando una nueva cavidad llamada arquenteron, abierta al exterior por el llamado blastoporo. Después, las células que estaban en la parte externa o polo animal se van extendiendo por movimientos morfogenéticos de epibolia, y forman el ectodermo.

El endodermo lo formarán las células que revisten la cavidad interna, y las del borde de la abertura serán el mesodermo. Además, la forma de la gástrula también puede cambiar y alargarse.

En el caso del erizo de mar, la blástula contiene distintos tipos de células: las mesómeras, que se encuentran en el polo animal, y las micrómeras y macrómeras, que están en el polo vegetativo. Cuando comienza la gastrulación, las micrómeras pierden los contactos con las células adyacentes y por ingresión pasan al interior del blastocele, formando el mesénquima primario. Estas células del mesénquima primario desarrollan unas prolongaciones llamadas filopodios, y se van moviendo por el interior del blastocele hasta unirse a una lámina basal que se encuentra separando el interior del blastocele con el exterior del mismo.
Después se produce una invaginación en el polo vegetativo. Ya hay blastoporo, y se está formando el arquenteron, que en un principio se extiende solo por un tercio de la superficie de todo el blastocele.
Después, el resto de micrómeros del polo vegetativo pasan al interior y continúa el proceso de invaginación hacia el interior del blastocele, para formar el mesénquima secundario. Las células del polo animal se extienden por un proceso de epibolia y acaban rodeando toda la gástrula. Además, las células del mesénquima empiezan a formar espículas calcificadas. La invaginación, es decir, las células del endodermo se fusionan con las células del ectodermo y se forma una abertura. El intestino primitivo ya está abierto por los dos lados: el blastoporo será el ano y la nueva abertura la boca. A su vez, el embrión ha ido adquiriendo una forma triangular y se denomina larva plútea.

En el caso de los anfibios, la gastrulación es diferente en función del grupo. Comienza en el futuro lado dorsal del embrión, en la región del creciente gris. Primero se produce una pequeña invaginación en esa zona, que va a marcar la posición del blastoporo. En realidad, no es invaginación sino involución, es decir, la células que se hunden se van a desplazar después y así forman una lámina paralela. Las células del extremo de la invaginación original se alargan y adoptan forma de botella, además van creciendo por debajo de la superficie. Y las células que están por encima se van deslazando de la parte externa al interior por debajo de las células micrómeras superficiales. A la vez, las células de la capa superficial se extienden por epibolia.
Las células mesómeras que estaban en el otro extremo también pasan al interior: han sido desplazadas hacia el futuro lado dorsal, y comienzan un nuevo proceso de involución que será el labio ventral del blastoporo. En este proceso, algunas células quedan tapando el blastoporo y se llaman obturador de la yema. La nueva cavidad es el arquenteron. También se produce un movimiento de extensión convergente. Por otro lado, se piensa que el labio dorsal del blastoporo tiene una función organizadora: las células que pasan por él serán regiones dorsales: notocorda y el mesodermo cefálico.

Categorías: Embriología