Biología

Inicio Fisiología Animal El hipotálamo

El hipotálamo

Publicado por Ramón Contreras

El hipotálamo es una región del cerebro impar. Se encuentra entre los lóbulos del cerebro y el tálamo que une el tronco encefálico. A diferencia de lo que conocemos propiamente como cerebro el hipotálamo hace mucho más que transmitir las señales neuronales. Es una de las pocas regiones cerebrales en las que las actividades eléctricas de las neuronas convivan con las señales hormonales, propias del sistema endocrino. En realidad el hipotálamo es un lugar de recepción de señales y tratamiento para generar respuestas que tipo hormonal. El sistema porta entre el hipotálamo y la hipófisis es el sistema para la regulación de funciones vitales.

El hipotálamo es una región primitiva del cerebro. Forma parte del sistema límbico, que regula las respuestas fisiológicas del cuerpo. Eso quiere decir que se encarga de funciones primitivas, como son el mantenimiento de la temperatura corporal en los animales de sangre caliente o crear las sensaciones de sed o de hambre, uno de los motores principales de la supervivencia de las especies. Además, se ha comprobado que está implicado en las señales internas para procesos como el apareamiento o la agresión, los dos procesos que junto con la alimentación mantendrán al individuo vivo y eficiente.

El hipotálamo aunque controle respuestas tan importantes es en realidad un pedazo muy pequeño del cerebro, alrededor del 0,3% en el cerebro del ser humano, apenas unos centímetros cúbicos. En animales cuyos lóbulos frontales no estén tan desarrollados el porcentaje del cerebro dedicado al hipotálamo será mayor.

Anatómicamente el hipotálamo se encuentra en medio del cerebro, en su parte más interna, debajo del tálamo. No podemos decir que tenga una forma característica, puesto que se encuentra en la base del tálamo y por debajo tendrá la hipófisis. Dentro del diencéfalo podemos decir que ocupa la posición más ventral. Durante el desarrollo embrionario se forma como parte del tercer ventrículo, una evaginación digitiforme. Se relaciona con el quiasma óptico y con el tuber cinereum. Las neuronas que lo forman están polarizadas, por un lado encontramos la porción rica en mielina que se corresponde con las fibras nerviosas y por otra parte las fibras pobres en mielina será el área más cercana a la hipófisis y será la que interaccione con ésta. Ambas partes estarán irrigadas por el mismo conducto sanguíneo (el famoso sistema porta) que tendrá tan solo unos milímetros de distancia, pero permitirá el viaje de las hormonas desde el hipotálamo hasta la hipofisis a través de la región denominada infundíbulo.

Se puede dividir en 4 zonas anterior, posterior, lateral y medial. Estas divisiones son arbitrarias y responden a criterios de estudio más que físicos. En cada zona se encuentran varios núcleos con funciones muy diversas. Por ejemplo entre los núcleos anteriores-mediales encontramos los núcleos supraópticos, preópticos, anterior, paraventricular y supraquiasmáticos y el sexual. En el hombre los núcleos sexuales dimórficos son aproximadamente el doble de grandes que en la mujer y están relacionados con las conductas sexuales masculinas.

La región póstero-lateral cuenta con los cuerpos mamilares, implicados en la memoria. Los núcleos laterales incluyen el área hipotalámica lateral, núcleo tuberal lateral. Finalmente los núcleos postero-mediales son: el arcuato que produce la dopamina, el dorsomedial, que internieve en la sensación de hambre, el ventromedial relacionado con procesos sexuales femeninos y con procesos de autopreservación, y el área hipotalámica superior que interviene en el control de la temperatura corporal.

Categorías: Fisiología Animal