Biología

Inicio Evolución Origen genético y variedades de la naranja

Origen genético y variedades de la naranja

Publicado por Ramón Contreras

El naranjo se corresponde con la especie Citrus x sinensis, un híbrido producido por los cruces del pomelo (C. maxima), la mandarina (C. reticulata) y el cidro (C. medica), al igual que otros cítricos como el limón o la lima. Puedes leer más sobre la naranja en el articulo que le dedicamos en exclusiva aquí.

Las naranjas del grupo navel se reconocen por su "ombligo"

Las naranjas del grupo navel se reconocen por su «ombligo»

Si bien es verdad que los naranjos llevan domesticados desde el siglo IV a. C. cómo llego a conseguirse ese conjunto de características exclusivas de la naranja y que hace a este fruto único, se perdió en el principio de la historia de la agricultura china. Recientemente, durante el principio de la década de 2010 estudios genéticos modernos parecen haber desentrañado el origen genético de la naranja tal y como se consume ahora. La naranja actual es el resultado de cruces sucesivos entre tres especies que se cruzaron una y otra vez hasta conseguir las características de tamaño, dulzor y durabilidad deseadas.

Estos estudios se han llevado a cabo por un grupo de investigación chino, dirigido por Zhiqin Zhou de la Universidad del Sudoeste. Puesto que al ser Chinas las especies silvestres originarias no había mejor sitio por donde empezar. En dicho estudio se concluyó mediante pruebas de ADN que las naranjas, tanto dulces como amargas, son el resultado del cruce de las mandarinas y los pomelos primitivos. Así mismo la naranja amarga se utilizó para obtener la bergamota, mediante el cruce de la primera y la cidra. Es más los estudios indican que la naranja amarga fue la madre de dicho cruce. También el limón es descendiente de la naranja amarga y la cidra.

La mandarina clementina, una variedad de mandarina, es el resultado del cruce de un mandarino como madre y el polen es un toronjo, un naranjo amargo. El resultado es una mandarina casi sin semillas y de piel muy fina. Se cuenta dentro de las variedades de mandarina, puesto que en realidad las naranjas deberían contarse también dentro de las variedades de la mandarina, que es el árbol originario.

No solo es fruto de la interacción de varias especies, sino que se han generado, a lo largo de la historia de los naranjos hasta 300 variedades cultivables. Estas variedades se consiguen de manera similar al origen mismo de la especie, por cruces de naranjas de dos variedades existentes o con alguna especie antecesora o moderna como el limón o la lima. Las 300 especies existentes de naranjas que se cultivan para su consumo, pueden dividirse por su sabor en dos grandes grupos dulces o amargas. Además y teniendo en cuenta criterios morfológicos se pueden dividir en los grupos de sangre (por el color rojo de sus gajos), sucreñas (muy frecuente en América latina, pero poco conocida en Europa, que se consume, principalmente procesada), las blancas son aquellas que se pelan bien y que contienen bastantes semillas, de este grupo derivó posteriormente el grupo navel y navel (denominadas así porque en un extremo tienen una cavidad que asemeja un ombligo). Las más producidas en España son navel, navelina y valencia tardía (esta última para zumo).

Categorías: Evolución