Biología

Inicio Evolución La vida es muy compleja, qué pasó entre unicelulares y pluricelulares

La vida es muy compleja, qué pasó entre unicelulares y pluricelulares

Publicado por Ramón Contreras

Desde el momento en que comenzó la vida y durante su evolución hasta la actualidad su complejidad ha ido en aumento. Se considera, por consenso, que la vida más primitiva era unicelular, formada por seres vivos que constan de tan solo una célula, y que durante la evolución éstas aumentaron la complejidad del sistema que formaban, con la adición de nuevas células.

El paso de la vida unicelular a pluricelular ha sido lento y ha alcanzado un gran número de formas de vida de complejidad intermedia entre los seres unicelulares y, por ejemplo, los vertebrados o los invertebrados, como representantes de los pluricelulares más complejos.

El primer paso a la vida pluricelular partiendo de una única célula son, como no, dos células. En la actualidad existen bacterias que forman dímeros, como Streptococcus pneumoniae que forma diplococcos. Aunque estas bacterias no son realmente organismos pluricelulares sino que son agregados de varios individuos de la misma especie. Existen especies que son capaces de formar este tipo de formaciones con 2, 4, 8 o más células. Sin embargo, para que un organismo sea considerado pluricelular sus células no han de ser capaces de sobrevivir sin las demás. Existe una dependencia entre las células de los pluricelulares, debido a que las células se especializan en realizar labores concretas.

Los pluricelulares más simples tienen estructuras sencillas, como filamentos, en los que los individuos están en fila. En los filamentosos más evolucionados se forman ramificaciones celulares, al final de las cuales se sitúan las únicas células reproductivas. Existen otros tipos de colonias de seres unicelulares, de formas muy variadas, por ejemplo las algas del género Volvox forman colonias esféricas y huecas, con sus células exteriores flageladas y en su interior las células reproductivas.

Los sincitios, plasmodios y cenobios son estructuras formadas por diferentes seres vivos en la transición desde los organismos unicelulares a los organismos pluricelulares. Los sincitios son el resultado de la agregación de varias células que se fusionan. Los cenocitos y plasmodios son el resultado de una célula que contiene varios núcleos debido a que no acaba de dividir el citoplasma durante la mitosis. Ambos tipos de agregados celulares se dan en gran número de seres vivos y permiten realizar funciones especiales, que requieren sintetizar gran cantidad de proteínas de vez.

Las células de los seres pluricelulados son capaces de realizar una o varias funciones que necesita el organismo para sobrevivir, normalmente con mayor eficiencia que un ser unicelular. Sin embargo, el hecho de especializarse hace que estas células pierdan la capacidad de generar individuos nuevos. La especialización de un grupo de células da lugar a tejidos y la unión de varios tejidos con funciones diferentes a órganos. La pérdida de la función reproductiva es un paso importante puesto que en los seres unicelulares, una única célula puede dar lugar a otro individuo, mientras que en los seres pluricelulares algunas células se “sacrifican” para no tener hijos en pro de facilitar la vida de las células reproductivas.

Los animales pluricelulares más sencillos, casi a caballo entre los pluricelulares y las colonias celulares encontramos a las esponjas de mar, el Filo Porifera. Estos animales son capaces de reproducirse por esqueje de un trozo del ser vivo, puesto que tienen muy poca especialización celular.

Categorías: Evolución