Biología

Inicio Evolución Evolución divergente en plantas

Evolución divergente en plantas

Publicado por Ramón Contreras

El proceso evolutivo puede funcionar en general de dos maneras. Existe el proceso convergente, ante una misma necesidad dos especies diferentes hacen frente al problema con estrategias evolutivas similares. Por ejemplo, los patos y los delfines son capaces de aguantar la respiración y aprovechar al máximo el oxígeno que consumen pero mecanismos diferentes. Puedes leer más sobre los procesos evolutivos convergentes en plantas aquí y en animales aquí .

Las semillas son un caracter primitivo que separó evolutivamente a las plantas vasculares.

Las semillas son un caracter primitivo que separó evolutivamente a las plantas vasculares.

Por el contrario, el proceso evolutivo divergente se caracteriza porque a partir del mismo órgano, con el tiempo y con el fin de cumplir funciones diferentes exigidas por el ambiente diferente de dos poblaciones de la misma especie se modifica el órgano para adaptarse a su medio. Este proceso divergente es el más común en la evolución. Por ejemplo, los primates modificaron sus patas marchadoras delanteras para poderse subir a los arboles, por lo que dejaron de ser cuadrúpedos. Normalmente se emplean ejemplos en animales para explicar los procesos evolutivos, puesto que resultan más cercanos y en muchas ocasiones más comprensibles. Sin embargo la evolución también ha tenido lugar en el reino Plantae, tanto o más que en el Animalia. Puedes leer más sobre evolución divergente en animales aquí.En el presente artículo hablaremos sobre el proceso evolutivo divergente en el reino vegetal.

Los órganos que presentan más modificaciones en plantas son las hojas y las raíces. Normalmente ambos órganos se han modificado para adaptarse a alguno de los pocos factores ambientales de los que se preocupa una planta. Que suelen ser la temperatura, la disponibilidad de agua y la disponibilidad de nutrientes en el medio.

En la historia evolutiva de las plantas podemos encontrar casos complejos de divergencia en hojas, desde la aparición de las plantas suculentas o simplemente a la aparición de ceras sobre las hojas de especies que se han adaptado a ambientes más secos. Dentro del género Brassica encontramos especies como el nabo cuya raíz es un reservorio de nutrientes y otras especies, las coles, son en su mayoría hojas. Estas diferencias se explican en la divergencia evolutiva. Brassica rapa, los nabos, se especializaron en ambientes más fríos, en los que la parte aérea no puede sobrevivir al invierno y deben mantener energía para florecer en primavera. Mientras que las coles (B. oleracea), de regiones más templadas,no necesitaron perder sus hojas por miedo a la congelación.

El evento evolutivo más antiguo en las plantas vasculares (hace 400 millones de años)de divergencia es el que las dividió en dos grupos. Uno de ellos, los licófitos, División Lycophyta, que tienen alternancia de generaciones esporófito (2 juegos cromosómicos por células, 2n) y gametófito (1 juego cromosómico por célula, n) que son plantas independientes y libres. El otro grupo, Euphyllophyta, recoge al resto de las plantas vasculares, que presentan un gametófito reducido hasta lo que conocemos hoy por polen (n) y óvulo (n).

La segunda divergencia evolutiva de las plantas vasculares tuvo lugar dentro de este segundo clado, Euphyllophyta, en el que se separaron las plantas con semillas por un lado (el polen y el óvulo, se unen para dar la semilla 2n) y por otra parte los helechos, con un sistema intermedio entre las licofitas y las plantas vasculares modernas. La taxonomía de estos clados es todavía precaria. Esto es debido a que las pruebas de estos eventos evolutivos son recientes y todavía queda mucho trabajo que desentrañar al respecto.

Categorías: Evolución