Biología

Inicio Evolución Evolución divergente en animales

Evolución divergente en animales

Publicado por Ramón Contreras

La evolución es un proceso de adaptación que ocurre en todas las especies de seres vivos. El objetivo de la evolución es la supervivencia de la especie basándose en cambiar el organismo de forma que pueda aprovechar de forma más eficiente los recursos de que dispone en su ecosistema. En ocasiones seres vivos que comparten un ecosistema evolucionan de manera que el resultado de dos especies diferentes es similar, a esto lo llamamos evolución convergente, como por ejemplo la convergencia evolutiva de los delfines y los tiburones. Puedes leer más sobre este tipo de evolución en los artículos que le dedicamos a comentar algunos ejemplos de este tipo de evolución aquí. Los vegetales también presentan ambos tipos de evolución para verlo puedes leer nuestro artículo aquí (próximamente).

La gran cantidad de picos son un ejemplo muy claro de la divergncia evolutiva en aves

La gran cantidad de picos son un ejemplo muy claro de la divergncia evolutiva en aves

La evolución divergente se refiere, no a especies, sino a órganos o estructuras concretas de los seres vivos. Cuando hablamos de evolución convergente siempre se compara estructuras y/o funciones de especies emparentadas para observar los cambios producidos por el proceso evolutivo que ha diferenciado a dos especies.
Por lo tant llamamos evolución divergente o divergencia al proceso evolutivo en el que dos especies emparentadas estrechamente evolucionan cambiando una estructura ancestral común de formas diferentes para cumplir diferentes funciones. Veámoslo más claro presentando algunos ejemplos.

En un momento de la historia surgió el grupo de los mamíferos a partir de los reptiles. Estos mamíferos desarrollaron sus patas delanteras y traseras. En los simios y primates las patas delanteras se convirtieron en brazos manipuladores, con los que poder coger y llevar objetos. Por el contrario otros mamíferos evolucionaron de tal forma que sus patas delanteras se quedaron como parte del aparato locomotor. Es decir, partiendo de una estructura ancestral (las patas delantera de los reptiles) diferentes especies evolucionaron adaptándose a su entorno y a sus necesidades por lo que unos mamíferos modificaron esta estructura para cumplir una función y otras especies para cumplir otra función. Evolucionaron por caminos diferentes, o de manera divergente. Además de estas dos modificaciones entre los mamíferos encontramos a los murciélagos que han evolucionado divergentemente convirtiendo sus patas delanteras en alas. Las alas de los murciélagos son pues, una evolución divergente comparada con las patas delanteras de otros mamíferos, pero una evolución convergente con las aves.

Otro ejemplo con las patas delanteras son, evidentemente, las alas de los pájaros, que partiendo de la misma estructura ancestral común a reptiles mamíferos y aves, desarrollaron las alas que les permitían el vuelo.

Siguiendo con las aves las diferentes formas de los picos son un ejemplo claro de evolución divergente. Partiendo de una estructura ancestral común, el pico del primer pájaro, han evolucionado adaptándose a diferentes tipos de alimentación que ha llevado a morfologías muy diversas para los picos. Darwin se basó en las diferencias morfológicas de los picos de los pinzones para escribir parte de su famoso libro sobre evolución: “El origen de las especies”.

Otras evoluciones convergentes son más sutiles, por ejemplo, todos los animales que viven en zonas donde una gran época del año está todo congelado presentarán un pelaje o plumaje blanco.

Categorías: Evolución

Un comentario para “Evolución divergente en animales”