Biología

Inicio Etología Konrad Lorenz

Konrad Lorenz

Publicado por Ramón Contreras

Konrad Z. Lorenz (Alterberg, Austria, 7 de noviembre de 1903 – 27 de febrero de 1989) fue uno de los primeros científicos que estudió el comportamiento de los animales, por ellos se le considera como uno de los padres de la etología.

Pequeña biografía: Inició sus estudios en ciencias en la facultad de medicina de la Universidad de Columbia, Nueva York. Sin embargo estaba destinado a ser uno de los biólogos más importantes de su época. Tras acabar medicina se doctoró en la universidad su ciudad natal, Viena, en zoología, aparcando definitivamente la medicina humana, aunque fue profesor en la Universidad de Viena de anatomía comparada a finales de la década de los treinta.

EL Dr. Lorenz fue «mamá» gansa durante algún tiempo. En la foto lo vemos seguido de cerca por su nidada.

El Dr. Lorenz recibió el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1973 por sus descubrimientos sobre la organización y expresión de modelos de comportamiento individual y social en la etología, este premio fue compartido, práctica muy común en estos premios, con Karl von Frisch y Nikolaas Tinbergen, también zoólogos; del trío se puede decir que forman la base de la etología moderna.

Pero ¿qué es la etología? la etología se define formalmente como la ciencia que engloba la biología y la psicología experimental que estudia el comportamiento de los animales.

El Dr. Lorenz escribió una docena de libros divulgativos sobre etología durante su carrera, aparte de artículos científicos y publicaciones más serias. No obstante cabe destacar Hablaba con las bestias los peces y los pájaros (1949), este libro con su discurso llano y sencillo, basado en anécdotas e historietas de lo más variopintas resulta fácil de seguir por cualquier lector.

Al final fue este estilo sencillo el que caracterizaría su forma de transmitir conocimientos. Aunque algunos científicos actuales se olviden de la importancia de saber comunicar, esta parte es, sin duda, fundamental para todo gran científico.

El principio del libro nos introduce en su forma de pensar mediante la fábula del anillo del Rey Salomón, que le permitía hablar con los animales. En este libro, altamente recomendado como lectura para todos los públicos el Dr. Lorenz llevó a cabo unos “sencillos” experimentos. Para ellos no empleó ningún tipo de maquinaria moderna, ni cara, ni ninguna tecnología vanguardista. Simplemente convivió con infinidad de animales salvajes y domésticos, que se instalaron en su salón, acomodados en sus sillones y sus percheros o a los que hizo acuarios (delante del cual se pasaba horas) o sitios especiales para que se acomodasen. Como por ejemplo los gansos, a los que más tarde les dedicaría un libro aparte, que se hospedaban en su casa entre migración y migración. A medida que uno lee el libro se da cuenta del gran amor de este hombre por todos los animales, apuntando cada situación y cada conducta de un modo admirable que después supo plasmar en unos resultados bien trabajados para dar unas conclusiones contundentes sobre el comportamiento animal, tanto es eso que al final el lector cree poder entender un poco más a todos los animales que le rodean.

Al leer el libro acabas cautivado en peleas en las que Lorenz enzarza a dos pececitos con un comportamiento sexual muy agresivo o nos maravilla con la caza que llevan a cabo las larvas de libélula. Pero mejor no cuento nada.

Categorías: Etología