Biología

Inicio Ecología Tipos de sucesión ecológica

Tipos de sucesión ecológica

Publicado por Victoria González

Una parte de la ciencia de la ecología se dedica a estudiar los cambios que se producen con el tiempo en las comunidades. La sucesión ecológica podría definirse de dos formas:
– Patrón no estacional, direccional y continuo de colonización y extinción de especies en una localidad.
– Proceso de cambio poblacional consecuencia de la variación en las tasas de reproducción, establecimiento, crecimiento y mortalidad de las diferentes especies que constituyen una comunidad. (Peety Christesen, 1980).
Como consecuencia de los cambios poblacionales se producen otros en los ciclos biogeoquímicos, en la estructura de las comunidades, en la biodiversidad, etc.

La sucesión primaria se produce después de erupciones volcánicas

La sucesión primaria se produce después de erupciones volcánicas

La sucesión se puede dividir en distintos tipos según sus características:
Sucesión progresiva: la progresión implica una dirección, que puede ser percibida como un conjunto de estados, o propiamente como un continuo desde una comunidad pionera hasta una comunidad madura y bien desarrollada. Esto suele implicar un aumento en la biomasa, productividad, biodiversidad y estabilidad.

Sucesión degradativa: se caracteriza por una reversión en las tendencias en el desarrollo hacia una comunidad más simple, habitualmente con menos especies, menor productividad y biomasa. La sucesión degradativa más simple es la asociada con la degradación de la materia orgánica muerta, ya sean cuerpos de animales, como heces, troncos, ramas u hojarasca.
En general se observa un desplazamiento en las especies de descomponedores y detritívoros a medida que unos recursos se van agotando y otros se van haciendo más disponibles. La sucesión llega a su fin cuando la materia orgánica muerta es totalmente degradada y metabolizada. También se puede observar la sucesión degradativa en ecosistemas bien desarrollados como bosques de avanzada edad, donde los cambios a largo plazo en el ambiente físico, como por ejemplo el lavado de nutrientes del suelo, conducen a un empobrecimiento de la comunidad.

Sucesión primaria: desarrollo de una comunidad en un sustrato recién formado o expuesto, y que carece por tanto de todo legado biológico previo. No hay banco de semillas, propágulos ni materia orgánica en el suelo. Los organismos que colonizan este espacio deben llegar de áreas adyacentes. Son suelos poco fértiles, sin nitrógeno. Este tipo de sucesiones se produce tras la retirada de glaciares, erupciones volcánicas, en dunas, etc.

Sucesión secundaria: una alteración provoca el reemplazo de la comunidad preexistente. En este caso sí hay un legado biológico previo, ya sea como suelo rico en materia orgánica, banco de semillas o individuos que han sobrevivido y que permiten la regeneración vía vegetativa. Esto sucede después de incendios, tormentas que producen caídas masivas de árboles, campos agrícolas abandonados, etc.

Sucesión autogénica: cambio en las comunidades debido a las fuerzas de interacciones bióticas o a la modificación del ambiente provocada por los organismos. Es aquella sucesión impulsada por fuerzas propias.

Sucesión alogénica: los cambios en las comunidades se deben a cambios en las condiciones ambientales, es decir, vienen inducidos por fuerzas externas ajenas a la comunidad. Un ejemplo se da en los deltas de los ríos, donde el aporte continuo de sedimento desde la parte alta de los ríos es el responsable de las sucesiones.

Categorías: Ecología