Biología

Inicio Ecología ¿Qué necesita un planeta para albergar vida?

¿Qué necesita un planeta para albergar vida?

Publicado por Ramón Contreras

Cada día la ciencia encuentra nuevos retos que le impone el avance humano. Una de estas nuevas metas empezó como un supuesto casi metafísico, para acabar convirtiéndose en un problema no solo de física, sino de química, geología y ecología. Nos referimos a ¿Qué necesita un planeta para albergar vida?

La astrobiología, una nueva área del conocimiento, es la encargada de resolver preguntas tan complicadas como ésta y otras como el origen de la vida. Por ello te recomendamos que leas el artículo dedicado a esta nueva ciencia multidisciplinar que, esperemos, de mucho de qué hablar, puedes leer más de ella aquí (próximamente).

Jupiter

Encontrar las condiciones apropiadas para la vida en un planeta o asteroide no solo resolverá cómo la especie humana puede colonizar otros planetas, ni si existe vida más allá de la atmósfera de la tierra. Además puede ayudar a entender cómo se originó la vida en la Tierra, o de forma más apropiada porqué se formó la vida en la Tierra y no en otro planeta.

Los cálculos realizados están siempre basados en las condiciones de la Tierra para que se dé la vida. Partir de esa premisa puede dar lugar a errores, puesto que nada confirma que toda la vida del universo tenga que seguir las mismas pautas. Sin embargo, al ser las únicas condiciones para la vida que se conocen resulta un punto de partida.

Existen primeramente un conjunto de factores astrofísicos, como la distancia del planeta a su estrella, su masa o su rotación, que influyen en la existencia de vida. Si un planeta cumple estos requerimientos decimos que está en la zona habitable del sistema. La zona habitable es un área circular que rodea a la estrella. Estos datos no comprenden únicamente a los existentes en la Tierra, sino que, por ejemplo, la masa puede ser de entre 0,6 y 10 veces la de la Tierra.

Seguidamente el planeta tiene que contener trazas de los elementos químicos básicos (nitrógeno, carbono, hidrogena, oxígeno y fosforo). Si un planeta se encuentra demasiado cerca del sol los compuestos gaseosos, oxígeno, nitrógeno, carbono e hidrógeno podrían volatilizar y desaparecer de él.

La conjunción de ambas categorías de requerimientos producirá unas condiciones geológicas y climáticas que se consideran óptimas para que la vida se desarrolle, como la formación de la atmósfera. Algunos compuestos orgánicos, aminoácidos simples, se han hallado en meteoritos llegados a la tierra. Confirmando la hipótesis de que puede surgir compuestos orgánicos en condiciones de “no vida” y que la organización de estos primeros compuestos orgánicos diese pie a la complejidad de la vida posterior.

Además de las consideraciones del propio planeta hay que tener en cuenta otros miembros del sistema. En un principio se realizaron los cálculos para encontrar hipotéticos planetas que giran alrededor de una estrella G2, del mismo tipo que el Sol. Estudios recientes parecen indicar que la vida podría formarse también alrededor de estrellas enanas rojas o incluso de sistemas binarios. Además la presencia de planetas gigantes más alejados de la zona de habitabilidad podrían ayudar a proteger los planetas óptimos de cuerpos exteriores como meteoritos o cometas además de ayudar a estabilizar la órbita del planeta y por consiguiente moderar su clima.

Categorías: Ecología