Biología

Inicio Ecología Esperanza de vida y vida media

Esperanza de vida y vida media

Publicado por Ramón Contreras

La esperanza de vida son los años que le queda para vivir a una persona si se le aplican unas condiciones determinadas. Por ejemplo, estar sano en el primer mundo en el siglo XXI da más esperanza de vida que en otras épocas, puesto que la medicina puede prevenir más enfermedades. Por otra parte, las peores enfermedades, como el cáncer, cambian la esperanza de vida. En cada cáncer la esperanza de vida puede cambiar en función del tipo de cáncer o su agresividad.

La esperanza de vida está influida por muchas cosas. La dieta o los hábitos varían la esperanza de vida. Curiosamente, en la edad media la mayor esperanza de vida la tenía el bajo clero. Alejados del duro trabajo del campo de los campesinos, pero con una vida poco opulenta del estilo de la nobleza y el alto clero, sus hábitos hacían a este estamento el que mejor aguantaba la edad.

Cuando hablamos de poblaciones, muchas veces confundimos este término con la vida media. Esta otra medida es exactamente eso, una media de la edad a la que mueren todos los integrantes de su población. Estos números pueden ser engañosos. Las muertes infantiles son muy frecuentes, pero superada una edad es común llegar 200 hasta los 60 o 70 años, edad en la que la probabilidad de morir vuelve a irse incrementando. En la actualidad, la tasa de muerte infantil de Sierra Leona (lugar donde es más alta) es de unos 122 de cada mil nacidos. Sin embargo, allí mismo es usual encontrar gente de edad avanzada. Una vez superada la infancia, zona de peligro para la vida de todos los animales, casi no hay incidentes que puedan hacer que el individuo no llegue a su esperanza de vida, salvo accidentes o causas no naturales, por supuesto.

Con esto en mente se puede decir que la esperanza de vida de un humano adulto era más o menos la misma en diferentes épocas. Ya fuera griego, medieval o cavernario. La clave para la longevidad es un conjunto de genética y ambiente. Ambientes favorables propician que los individuos lleguen a edades mayores.330

Pongamos un ejemplo. La vida media de una población de 100 individuos si la mitad mueren al nacer y la otra mitad a los 60 años será de 30 años. Como se ve, eso no quiere decir que la esperanza de vida sea de 30 años, sino de 60. Una vez que el individuo de esta población simplificada sobrevive al nacimiento, vivirá hasta los 60 años.

Es frecuente leer u oír que la esperanza de vida de los animales domésticos y en cautividad es mayor que la de sus contrapartes silvestres. Esto es debido a la mejora de las condiciones sanitarias e higiénicas, así como nutricionales que desgastan menos a los individuos, permitiéndoles alargar su vida. Los humanos tenemos una esperanza de vida máxima de unos 120 años en condiciones ideales. La ciencia médica estudia cómo mejorar la calidad de los últimos años y alargarlos tal vez unos 15 más.

La vida media y la esperanza de vida son conceptos útiles para hablar de condiciones de vida y mejoras en salud. Aunque son diferentes y se tienen que saber emplear apropiadamente.