Biología

Inicio Conservación El problema de la Deforestación

El problema de la Deforestación

Publicado por Ramón Contreras

Se conoce como desertificación al proceso que sufre un ecosistema, por el cual su suelo fértil pierde sus nutrientes esenciales y en consecuencia su capa vegetal. Ésta capa vegetal suele ser no solo fuente de alimento primaria para todos los animales (hongos y baterías incluidos) que viven en el ecosistema. Además las plantas son el principal sostén de la tierra, si se pierde la cobertura vegetal el suelo pierde humedad, que las raíces ya no retienen. A continuación el suelo, reseco, se pierde por escorrentía con las lluvias, de tal manera que se pierde la materia orgánica depositada en él. Finalmente al perder la tierra queda la roca madre a la vista, con lo que la recuperación del suelo es casi imposible a esas alturas.

La desertificación es un problema que afecta a paises de todo el mundo.

La desertificación es un problema que afecta a paises de todo el mundo.

En la actualidad se habla mucho de desertificación. La tala de árboles, el mal uso de las tierras de cultivo y pastoreo o la necesidad de más espacio para las ciudades ha llevado a la desertización de muchas zonas del planeta. En general el mal uso de los recursos hídricos de un área puede desencadenar un proceso, casi irreversible, de desertificación.

En su contexto natural, la desertización es un proceso más de los ecosistemas. Los bosques aumentan y disminuyen de tamaño y los ecosistemas varían para adecuarse a las condiciones siempre cambiantes del planeta Tierra. Como proceso ecológico está presente en todos los continentes. Los ecosistemas que pueden sufrir una mayor desertificación son aquellos que se encuentran cerca de zonas que ya son desérticas. Por ejemplo las zonas del centro de Asia o subsaharianas. Puedes leer más sobre los ecosistemas desérticos en el artículo que les dedicamos aquí (próximamente).

Conscientes del problema que supone para la habitabilidad del planeta la ONU creó en 1994 el Tratado para la la lucha internacional contra de desertificación en los países afectados por sequía grave o desertificación, haciendo especial hincapié en el problema particular africano. Este tratado firmado por 186 países establece una serie de actividades para combatir la desertificación, entre las que se encuentran la rehabilitación de zonas degradas, la conservación de zonas en riesgo de desertificación y una reorganización de los recursos hídricos de las zonas afectadas. Para ayudar a concienciar a la población del problema de la desertificación la ONU designó el día 17 de junio como Día Mundial de Lucha contra la desertificación. El tema del día contra la desertificación de 2015 era “lograr la seguridad alimentaria para todos a través de sistemas alimentarios sostenibles”. Una de las premisas de la ONU al respecto es crear un ambiente propicio para que sea la propia población de los países afectados los que contribuyan en mayor medida a remediar su situación.

Para evitar la deforestación una de las primeras intervenciones que se llevan a cabo es la reforestación de zonas que han perdido su capa vegetal, ya sea por tala o en un incendio o por otras causas. Muchos países tienen sus propios programas para evitar la desertificación de su suelo o para la recuperación de zonas áridas. Además se están desarrollando muchas tecnologías para poder crecer plantas que recolonicen las áreas más perjudicadas.

Categorías: Conservación