Biología

Inicio Agro-ecología, Ecología Agricultura extensiva

Agricultura extensiva

Publicado por Ramón Contreras

El día 22 de mayo fue el día del árbol, sobre el que ya escribimos aquí. Esta semana vamos a dedicarla a tratar algunos temas relacionados con la importancia de los árboles y en general de las plantas para la vida humana.

La agricultura extensiva es una forma de obtención de recursos caracterizada por el uso de grandes extensiones de territorio para su actividad. En contraposición a ella existe la agricultura intensiva que mediante el uso de mejoras tecnológicas y técnicas obtiene el mismo rendimiento agrícola pero en una menor superficie de suelo. Este tipo de agricultura es la más común en las producciones de pequeño tamaño y es la que se ha llevado a cabo durante mucho tiempo hasta la aparición de la agricultura intensiva de verdad, propia de la era industrial. La inclusión de una explotación agricola dentro de uno u otro tipo de agricultura no tiene mucho sentido, pero los conceptos abstractos pueden ayudarnos a entender como se desarrolla la agricultura. El uso de un tractor ya mejora el rendimiento de un campo, o el uso de abonos especializados, etc. Todos estos avances llevan de la agricultura extensiva a la agricultura intensiva. Cuanto mayor es la profesionalización del campo y los medios dedicados a obtener un mayor rendimiento más intensiva se vuelve una plantación.

La agricultura extensiva es paradójicamente propia de las pequeñas explotaciones. Al tener un terreno más pequeño la inversión en mejoras al rendimiento se vuelve proporcionalmente más costosa y por lo tanto más difícil de asumir por el agricultor. En cambio, en los terrenos de gran tamaño, cuya dedicación es plenamente orientada a la obtención de beneficios, es más frecuente ver mejoras y tratamientos propios de la agricultura intensiva. La baja cualificación de mano de obra, la falta de financiación o las malas condiciones ambientales son los parámetros más frecuentes de una agricultura extensiva.

Recientemente la agricultura extensiva (y la ganadería extensiva) ha sido puesta en la palestra debido a la eliminación de bosques y selvas, concretamente nos referimos a la eliminación de bosques para la siembra de palma para obtener su aceite. La agricultura extensiva necesita grandes superficies de terreno para producir la misma cantidad de alimentos que una tierra más pequeña trabajada intensivamente. Dentro de las corrientes conservadoras del medio ambiente ambos tipos de agricultura son perjudiciales de un modo u otro para el medio. Sin embargo, la agricultura ecológica, modalidad de agricultura que se enfrenta a las ideas propuestas por estos modelos agrícolas, es en sí misma un tipo e agricultura extensiva. Al no usar pesticidas o herbicidas necesariamente necesita una superficie trabajada mayor para obtener un rendimiento similar a un campo de uso intensivo.

La agricultura extensiva ha tenido un gran éxito a lo largo de la historia. Cuando los cultivos no estaban especializados y se estaba descubriendo nuevas tierras constantemente. Una de las imágenes más comunes de este tipo de agricultura son los campos americanos, donde antes solo había las grandes llanuras. En estas localizaciones donde hace poco más de dos cientos años no había ningún uso agrícola los campos adoptaban grandes extensiones y daban de trabajar a miles de personas. Por el contrario en el continente europeo el uso tan continuado del terreno y el poco espacio disponible han hecho que el uso de agricultura intensiva (y el desarrollo de la misma) sea casi una necesidad para poder abastecer a las poblaciones propias.

Categorías: Agro-ecología, Ecología