Biología

Inicio Biología celular, Microbiología, Patología, Protistas Cliclo vital de los parásitos Plasmodium que causan la malaria

Cliclo vital de los parásitos Plasmodium que causan la malaria

Publicado por Ramón Contreras

Los organismos del género Plasmodium son unos eucariotas parásitos que entre sus características se encuentra una doble vida. Por un lado viven dentro del ser humano a los que parasitan y también dentro de otros animales vertebrados dentro de grupos muy diversos como son las aves, los reptiles u otros mamíferos. También viven dentro de un vector o vehículo que los lleva de un individuo al siguiente. Este vector es el mosquito, siendo concretamente las hembras del mosquito Anopheles las que al ser chupadoras de sangre pueden ayudar a transmitir el Plasmodium y con ello la enfermedad que causan la malaria o paludismo.

La hembra de este mosquito es el vector que transmite la enfermead.

Depende de como se mire, el Plasmodium vive en el mosquito o en el vertebrado. En cada uno de ellos se encuentran morfologías diferentes de este ser unicelular y su reproducción cambia de uno a otro. Empezando el ciclo en la picadura del mosquito, los plasmodium pasan al torrente sanguíneo por la saliva del mosquito. Los plasmodios están en su forma esporozoito, un tipo de espora que les permite infectar nuevos organismos. En la sangre viajan al hígado donde infectan sus células, los hepatocitos. Dentro de estas células se reproducen de forma asexual, en otro tipo de espora llamada merozoitos, que se han producido por esquizogénesis en una especie de sacos de merozoitos llamados esquizontes hepático. En este estadio algunas especies del género Plasmodium pueden quedar en forma latente como hipnozoitos, sin llegar a propagarse durante largos periodos de tiempo, hasta 30 años.

Cuando el hepatocito está lleno de merozoitos acaba explotando y se liberan paquetes de merozoitos llamados merosomas se liberan al torrente sanguíneo. Desde allí podrán reinfectar a nuevos hepatocitos o infectar a los glóbulos rojos, los eritrocitos. Estudios llevados a cabo ya en el siglo XXI mostraron que los paquetes de merozoitos o merosomas viajan en el torrente sanguíneo sin romperse hasta los capilares pulmonares. Lugar donde la sangre tiene la velocidad y el empaquetamiento de las células sanguíneas es ideal para que las infecten. Allí los merozoitos infectarán a los glóbulos rojos que pasan por el pulmón y se alimentarán de la hemoglobina causando la anemia típica de la malaria. Dentro del glóbulo rojo el plasmodium adquiere una nueva morfología, a la que se denominó trofozoito. Estos se vuelven a dividir de forma asexual por esquizogénesis, formando el esquizonte hemático. Al igual que antes cuando se llena de trofozoitos el eritrocito explotará liberando a la sangre nuevos merozoitos que podrán reinfectar glóbulos rojos. Pero, también algunos de ellos han adoptado las morfologías de los gametos sexuales.

Si un mosquito pica a un infectado puede llevarse los gametos que dentro del mosquito se acaban de desarrollar y llegan a fecundarse produciendo un zigoto. El individuo adulto se introduce dentro de las paredes del tubo digestivo del mosquito desde donde formará quistes en los que irá multiplicando su forma asexual, los esporozoitos. Estos viajarán hasta las glándulas salivares del mosquito y desde allí pasaran a los nuevos huéspedes.

Hemos tratado con amplitud algunos de estos puntos en otros artículos que podrían resultarte de interés ahora como Plasmodium vivax, el principal causante de la malaria, La malaria como enfermedad o Los mosquitos anófeles.

Categorías: Biología celular, Microbiología, Patología, Protistas