Biología

Inicio Botánica Sexualidad en plantas: plantas dioicas y monoicas

Sexualidad en plantas: plantas dioicas y monoicas

Publicado por Ramón Contreras

El tipo de reproducción sexual es uno de los caracteres que ha marcado la evolución de los grandes grupos de seres vivos. En general, los organismos adquieren la reproducción sexual a medida que aumentan en complejidad. De esta manera encontramos que los animales más sencillos evolutivamente, como las esponjas o las estrellas de mar son capaces de reproducirse asexualmente. La reproducción sexual requiere el desarrollo de 2 tipos diferentes de aparatos reproductores, los que conocemos comúnmente como masculino y femenino. Es cierto que muchas especies han optado por separar en individuos diferentes ambos sexos. Aquellas que tienen los dos sexos en el mismo individuo se denominan hermafroditas y puedes leer el artículo que le dedicamos a los animales hermafroditas aquí (próximamente).

Pero, ¿qué ocurre con las plantas? Las plantas también presentan gran variedad de situaciones a este respecto. El tema de la sexualidad de las plantas se puede tratar desde el punto de vista de los individuos o desde el punto de vista de la población. Si hablamos del sexo en las plantas a nivel de individuo, podemos encontrar que en una misma planta se encuentran ambos sexos o no. Dentro de las plantas con flores, las angiospermas, el 70% de las plantas son hermafroditas, cuentan con ambos sexos en el mismo individuo.

Las plantas dioicas son aquellas que cada individuo tiene tan solo un sexo, como es el caso de las esparragueras o el ginkgo. Esta estrategia evolutiva es relativamente antigua en los vegetales, al contrario de lo que pasa en los animales. Aunque existen especies más modernas que presentan los seos separados en individuos. Es posible que dentro de un mismo género se encuentren especies dioicas y otras monoicas, hecho impensable en los animales.

Por otra parte encontramos las plantas monoicas o hermafroditas. Estas plantas suelen ser más modernas y las que son mayor número de especies, cuentan con ambos sexos en el mismo individuo. Dentro de las plantas que presentan ambos sexos en el mismo individuo encontramos gran variedad de casos, dependiendo de si presentan ambos sexos en la misma flor o no. Lee más sobre la variedad sexual de las monocotiledóneas en su propio artículo aquí (próximamente).

Como ya hemos dicho, esto es a nivel de individuo. También podemos encontrar este tipo de clasificación a nivel de especie. Las especies dioicas son aquellas que presentan individuos de sexos separados. Las especies monoicas son aquellas que presentan individuos con ambos sexos. Pero además encontramos especies que cuentan con plantas hermafroditas y además plantas de un solo sexo. Si la especie tiene plantas hermafroditas y plantas femeninas se les denomina ginodioica. Si por el contrario presenta individuos hermafroditas e individuos exclusivamente de sexo masculino se denominan adrodioicas.
Muchas veces las plantas que presentan los dos sexos en la misma flor tienen estrategias para evitar la autofecundación. Normalmente para evitar fecundarse a sí mismo los órganos sexuales de cada tipo maduran a tiempos diferentes, o tienen mecanismos fisiológicos que evitan la formación del tubo polínico para los gametos propios. Sin embargo, otras plantas se autofecundan sin ningún problema.

Categorías: Botánica