Biología

Inicio Botánica Pimientos

Pimientos

Publicado por Ramón Contreras

Tanto verdes, como rojos, blancos o amarillos, grandes pequeños, los que pican y los que no pertenecen a la misma especie. Extendidos por todo el mundo bajo diferentes nombres como chiles, ajís, pimientos, jalapeños, poblanos, serranos, de padrón, de piquillo, de San Juan y muchos más que presentan un sinfín de diferencias pero que son la misma especie. Tanta diversidad se debe a la variación entre cultivares, un taxón por debajo de variedad, y que nos indica que todos los pimientos de un cultivar son “descendientes” de un pimiento que ha desarrollado las características propias del cultivar, diferentes a los otros cultivares.

Filogenia e historia evolutiva: Los piminetos son la especie Capsicum annuum. El género Capsicum comprende unas 40 especies, siendo el pimiento la más importante, por su difusión mundial. Pertenecen a la Familia de las Solanaceas (Solanaceae), como el tomate o la patata, todas de origen americano. El Orden es Solanales, dentro de la subclase Asteridae, uno de los grupos más importantes de angiospermas. La Clase taxonómica es Magnoliopsida dentro de la división Magnoliophyta.

La diversidad de los cultivares es increible, pero no sorprendente, sino basta recordar las razas de perros.

Descripción: la planta del pimiento es un arbusto anual de algo menos de un metro de altura. Sus tallos poco leñosos suelen apoyarse en palos en las plantaciones. Las hojas tienen una forma aovada, con peciolo con un tamaño medio de 7 centímetros por 2 de ancho. Las flores que aparecen a principios de verano son de color blanco. Están situadas en los nudos que forma el peciolo de la hoja con el tallo y son solitarias. Miden algunos centímetros y están compuestas por de 5 a 7 pétalos fusionados en la base. El fruto aparece entre julio y noviembre dependiendo de las temperaturas. Independientemente de su tamaño (desde unos centímetros a más de 30 cm) y su color, verde o rojo normalmente se clasifica botánicamente como una baya. Es hueca con 2 o 4 tábiques internos incompletos. Las semillas con forma de disco se concentran cerca de la base del pimiento.

El picante característico de algunos pimientos lo aporta la capsaicina, un compuesto químico alcaloide que sintetizan varias especies del género como metabolito secundario, presumiblemente para evitar que se la coman los mamíferos herbívoros, puesto que por ejemplo las aves parecen inmunes al picante de los pimientos.

Distribución y hábitat: los pimientos son originarios de América central. Debido a su cultivo se han extendido por todo el mundo. En parte es gracias a los pocos requerimientos que necesita, sol y agua son importantes pero el factor principal a tener en cuenta es la temperatura, siendo el pimiento más exigente en este aspecto que el tomate, que parece más sensible. La temperatura no debe pasar nunca de los 35 grados durante el verano y la mínima que aguantan sus semillas son 13 grados.

Interacción con el ser humano: El pimiento fue domesticado hace unos 6000 años en diferentes puntos de América. Hay datos que indican que Colón en su segundo viaje llevó semillas de pimientos a España, desde donde se extendieron a Italia y Francia y posteriormente a otras colonias y puertos de Asia. El pimiento o alguna de sus variedades se encuentra en casi todas las cocinas regionales del mundo, lo que nos da una visión de su difusión e importancia a nivel humano. Según datos de 2002 China el es principal productor de pimientos con unas 10 toneladas y media, le siguen Méjico, Turquía, España y Estados Unidos, en orden de importancia de producción.

Categorías: Botánica