Biología

Inicio Botánica Las calabazas

Las calabazas

Publicado por Ramón Contreras

Las calabazas son unas hortalizas de interés agrícola. Su consumo está muy extendido alrededor del globo. Las calabazas reciben diferentes nombres dependiendo de la región. Se pueden llamar calabazas, calabacines, zapallos, etc. Sin embargo aunque todos estos nombres corresponden a especies vegetales afines, en general se engloban bajo el nombre de las cucurbitáceas, reservando el apelativo de calabazas para las tres especies que veremos a continuación.

Calabazas de varias especies y variedades.

Calabazas de varias especies y variedades.

Filogenia e historia evolutiva: Las cucurbitáceas son las especies del género Cucurbita, de la Familia taxonómica Cucurbitaceae. A esta familia pertenecen otras plantas de interés alimentario como el calabacín que es la especie Cucurbia pepo o la calabaza blanca o china Benincasa hispida. Otras especies de este grupo son el melón (Cucumis melo), el pepino (Cucumis sativus), la sandía (Citrullis lanatus), el mate porongo (Lagenaria siceraria). Que se reúnen en el orden Cucurbitales, dentro de la Clase Magnoliopsida de la División Magnoliophyta. Se conocen por el nombre de calabaza a 3 especies principalmente C. argyrosperma, C. máxima y C. moschata, cada una de ellas presenta características distintivas. Como todas las especies cultivables, existen variedades dentro de cada especie con propiedades únicas, desde el tamaño a su época de maduración.

Descripción: Las calabazas son especies rastreras, reptantes que pueden ocupar hasta 10 metros. Su ciclo de vida es anual. Con grandes hojas lobuladas o acorazonadas rígidas. Los tallos son hirsutos, tienen muchos pelos y su interior es hueco. Es una planta dioica por lo que presenta flores masculinas y femeninas. Las masculinas se caracterizan por tener los estambres soldados y las femeninas por tener unido el cáliz a la corola. Los cinco pétalos están soldados en la base. La fecundación es por insectos. Los frutos son pepónides, una baya que crece a partir de un óvulo ínfero. Su

Distribución y hábitat: Las calabazas son originarias de América desde donde se extendieron a regiones de clima cálido de Europa, Asia y África con gran éxito para las especies. Las calabazas son plantas que prefieren una gran cantidad de agua y luz para crecer, es por eso que no tienen mucho éxito en el norte de Europa y Asia. Las calabazas son pues alimentos de huerta. Su temperatura ideal ronda los 22 grados, aunque puede soportar altas temperaturas. Por el contrario el frio y un exceso de agua pueden llegar a detener el desarrollo de la planta. Prefiere suelos francos y ricos en materia orgánica. Vive a un pH ácido de entre 5,5 y 5,9, aunque puede llegar a tolerar 6,8.

Interacción con el ser humano: Desde la antigüedad, antes de las civilizaciones de olmecas y mayas se tienen indicios del cultivo de estas hortalizas. Con los colones españoles la calabaza se extendió por Europa, donde se popularizó su cultivo. Cada especie tiene sus usos específicos para comer u ornamentales. Las ornamentales se pueden vaciar y secar como botellas para agua y vino o recipientes diversos, como lámparas, que pueden durar años. El proceso de secado es muy fácil y se puede hacer en casa con tan solo un cepillo, agua y algo de detergente. Además del fruto, de la calabaza se pueden comer las flores.

Categorías: Botánica