Biología

Inicio Biotecnología Productos de Monsanto y su relación con el cáncer, lo que se sabe ahora

Productos de Monsanto y su relación con el cáncer, lo que se sabe ahora

Publicado por Ramón Contreras

Se han dicho muchas cosas sobre las transgénicas, la empresa Monsanto y el cáncer. Circulan en la red infinidad de recopilatorios de compuestos creados por Monsanto capaces de generar cáncer. Monsanto ha hecho cosas mal y ha pagado por ello. Es una empresa privada con ánimo de lucro que cobra por sus descubrimientos, por lo que sus productos nunca han estado al alcance de todos. Repasemos algunos de los productos que suelen atribuírsele y quese relacionan (en la red) con el cáncer.
Para empezar aclarar que los 12 productos de los que hablaremos fueron creados hace entre ¡¡¡¡¡¡95 y 45 años!!!!!!. Es cierto que fueron, cuando se tuvo conocimiento de qué era el cáncer o cómo detectarlo, probados como cancerígenos y se regularon.

La sacarina, ese edulcorante tan común y de uso todavía. La Organización mundial de la salud OMS y su división sobre cáncer IARC, sí, la de la carne roja tiene a la sacarina en el grupo 3 “no clasificables”). En la actualidad la ley que regula su uso es muy extensa, hace 40 años no existía, cuando se creó la sacarina.

La bomba atómica y el agente naranja son armas, es lógico que maten gente (no estoy de acuerdo con su uso y ambas están prohibidas en la actualidad). Monsanto solo “colaboró”, ni siquiera estaba realmente implicada en la fabricación de la bomba atómica. Pero bueno, todos los recursos de EE.UU. se volcaron en las guerras sí o sí, no había alternativa. Todas las fundiciones del país pasaron a fabricar útiles de guerra también. No solo las empresas químicas se vieron arrastradas a una política bélica.

Poliestireno: La normativa europea sobre el poliestireno de 1994 y 2003, establece que la migración solo se da cuando se sobrecalienta el plástico (se funde y pasan moléculas a los alimentos). La normativa sobre plásticos alimentarios es moderna y existen unos límites de tolerancia a estas cosas, difíciles de sobrepasar. Si se usan bien los recipientes plásticos PP3, PP4 o PP5, por ejemplo, la comida puede calentarse sin problemas en ellos.

El DDT fue el premio Nobel de Química de 1948 y gracias a él se eliminaron enfermedades como tifus, malaria y fiebre amarilla. Cuando se supo que se acumulaba en la cadena trófica se dejó de usar tajantemente, en 1972.

La dioxina es un subproducto de procesos industriales como el blanqueo de papel o de la generación del agente naranja, su uso como pesticida se prohibió junto con el del agente naranja. Las dioxinas actuales, que las hay y sí son cancerígenas, no son producto de Monsanto (al menos en exclusiva) sino de un sin fin de empresas.

Los abonos de base de petróleo (carbón, nafta, nylon, gas natural) tienen alto contenido en sulfato de amonio, que es muy beneficioso para las plantas. No solo lo fábrica Monsanto (ya no lo hace), la mayoría de abonos lo llevan.

En Europa el aspartamo se sigue comercializando ( las bebidas zero, por ejemplo). Todavía no se ha clasificado como cancerígeno en Europa. La legislación del producto es cuestión de países. Desde 2000 no lo fabrica Monsanto, ni siquiera lo inventó, compró la empresa que lo fabricaba y al enterarse de que era cancerígeno (15 años después) la vendió. Europa tiene una de las leyes de salud más restrictivas del mundo

La hormona del crecimiento bovino: su uso está PROHIBIDO. Europa prohíbe el uso de hormonas y antibióticos (salvo caso de enfermedad), para aumentar la producción de carne y leche. Tan solo el 0,02% de las muestras analizadas en 2014 presentaron alguno de estos dos compuestos por encima de los límites legales. Por definición las hormonas de crecimiento CUALQUIERA, estimula la proliferación celular (que es básicamente lo mismo que un cáncer). No la creó Monsanto y su síntesis no es una patente suya, si es que todavía la sintetizan.

Yo no defiendo a Monsanto, que ha perdido varios juicios contra EE.UU. por manipular pruebas y esconder datos (2007), pero solo con el glifosato, que se sigue usando porque funciona. Los agricultores lo saben y lo usan, sobre todo en Argentina. El PCB igual, se sigue usando porque funciona, la gente lo sabe, pero le da igual. Estos productos en Europa están prohibidos pero no todos los países tienen la misma legislación. Con las medidas adecuadas de protección su uso es seguro como herramienta biotecnológica. El problema es cuando al agricultor se le dice que eche 5 gramos por 100 litros y hecha 20 “para que funcione mejor”…

Brevemente, las transgénicas NO DAN CANCER. No está demostrado y eso que se ha buscado, con mucho ahínco. Pero ya hablamos de ello en estos artículos sobre plantas transgénicas, despejando dudas y glifosato.

Categorías: Biotecnología