Biología

Inicio Bioquímica Quilomicrones

Quilomicrones

Publicado por Ramón Contreras

Los quilomicrones, juntamente con otras macromoléculas lipoprotéicas, son los encargados de movilizar por el organismo los lípidos que se ingieren en la dieta.
Algunas otras lipoproteínas que podrían interesarte son las LDL y las HDL, lipoproteínas de baja y alta densidad respectivamente. Las LDL y las HDL también se conocen por asociarse al colesterol y recibir los apelativos de “colesterol malo” y “colesterol bueno”. Puedes leer más sobre ellas en los artículos que le dedicamos aquí a las LDL y aquí para las HDL.

¿Qué son y de qué están compuestos los quilomicrones?
Los quilomicrones son macromoléculas lipoprotéicas, es decir, son compuestos formados por varias moléculas, de origen lipídico y proteico. Las lipoproteínas forman una mocopa lipídica, en el interior de la cual se retienen lípidos, como triglicéridos o colesterol, que han de ser transportados por el cuerpo. Están compuestos por apolipoproteínas (ApoA, B, C y E), que son las proteínas encargadas de que la macromolécula viaje por el torrente sanguíneo. Se sitúan en la envoltura

Vista esquemática de un quilomicrón y de su interior

Vista esquemática de un quilomicrón y de su interior

¿Dónde se forman los quilomicrones? Los quilomicrones se sintetizan en el epitelio del intestino. Su síntesis empieza en el retículo endoplasmático de los enterocitos que forman el epitelio. En el interior de los quilomicrones se incluyen los triglicéridos y otros lípidos absorbidos por los enterocitos, para incorporarlos al organismo. Una vez formada la monocapa lipídica son liberados en el espacio intercelular y migrarán a través del sistema linfático.

¿Cuál es la función de estas macromoléculas lipoprotéicas? Los quilomicrones viajan por el sistema linfático hacia los músculos y el tejido adiposo. En el sistema linfático maduran, añaden proteínas, como la ApoC II o la ApoE a su estructura, procedentes de las HDL. Una vez completamente preparado el quilomicrón se trasvasa al sistema sanguíneo. Cuando un quilomicrón entra en contacto con una célula de alguno de estos dos tejidos la lipoproteína ApoC II hace reaccionar a un enzima extracelular de las células, la lipoproteína lipasa. Al ser activada por la ApoC II, el organismo se asegura que la lipoproteína lipasa solo actua sobre las lipoproteínas maduras. Ésta enzima hidroliza los triglicéridos que forman la monocapa del quilomicrón, permitiendo la captación de los lípidos por las células musculares o conjuntivas que usarán esos lípidos.

Cuando los quilomicrones pierden los triglicéridos que transportaban en su interior disminuyen en tamaño y su concentración relativa de colesterol aumenta. A estas moléculas se las denomina remanentes de quilomicrones. Estos remanentes viajan por el sistema circulatorio y se eventualmente se unen específicamente a la membrana de las células hepáticas. En su camino hacia el hígado los remanentes de quilomicrones intercambian de nuevo la ApoC II con las HDL, para renovar el ciclo de la lipoproteína. Cuando los remanentes llegan al hígado se integran en la membrana del hepatocito mediante un proceso de endocitosis. Liberando su colesterol, que será catabolizado. Los remanentes de quilomicrones sufren un proceso similar a las HDL, la única diferencia entre ambos tipos de lipoproteínas es su origen, puesto que las HDL se forman en el propio organismo (origen endógeno) y no como resultado de la absorción de lípidos en la dieta (origen exógeno).

Categorías: Bioquímica