Biología

Inicio Bioquímica Glucosa, la molécula central del metabolismo de los seres vivos

Glucosa, la molécula central del metabolismo de los seres vivos

Publicado por Ramón Contreras

La glucosa es la molécula central del metabolismo de la mayoría de los seres vivos y se calcula que es la molécula orgánica más abundante en la tierra. El ciclo de Krebs, que es el principal circuito de obtención de energía de los seres vivos, tiene como sustrato la glucosa. La fotosíntesis tiene como objetivo obtener energía para la formación de glucosa. La glucosa es la molécula que captan los sentidos como sabor dulce, esto es debido a que como molécula central del metabolismo el cuerpo la quiere consumir en cantidades elevadas y evidentemente tiene el gusto se ha adaptado para hacer que esta molécula atraiga a los animales. Las plantas se han beneficiado de esto y producen gran cantidad de glucosa es sus frutos con la esperanza de que los animales se los coman y luego dispersen sus semillas fertilizadas.

Químicamente la glucosa está formada por 6 carbonos que forman una hexosa con un grupo aldehído. Su fórmula es muy sencilla de recordar, C6H12O6. Normalmente las plantas la forman durante la fotosíntesis usando tan solo CO2 y H2O, durante el proceso se genera oxígeno (6 moléculas) que será liberado a la atmósfera. Durante la respiración celular la glucosa es disociada hasta llegar a CO2 y H2O obteniendo energía en el proceso. En condiciones normales la degradación de la glucosa genera unas 3,75 kcal por cada gramo.

Existen 3 azúcares simples que son fundamentales en la dieta, la glucosa es el principal y a ella se unen la fructosa y la galactosa. Si la glucosa se une a la primera de ellas da lugar a la sacarosa (el azúcar). Si la unión es con la galactosa se obtiene la lactosa, otro de los principales disacáridos de la dieta animal y compuesto principal de la leche. Si se unen dos moléculas de glucosa se forma la maltosa pero si las glucosas se unen entre ellas en gran número puede dar glucógeno, almidón, quitina (si se le añade nitrógeno) o celulosa formando largas cadenas ramificadas. Estas moléculas de gran tamaño tienen como objetivo el almacenamiento de glucosa para su posterior uso como fuente energética, o bien para formar estructuras. Estas macromoléculas son generadas por los organismos tanto que la generan, es decir los autótrofos, como por las que la consumen, los heterótrofos. Como se puede ver el metabolismo de la glucosa es altamente diverso y da lugar a un gran número de moléculas de interés.

De hecho, la glucosa es uno de los principales indicadores que tiene el cuerpo para saber si tiene energía suficiente. Las neuronas del cerebro es la única molécula que emplean para obtener energía, así que tiene que tener siempre disponible. El ser humano tiene en estado normal una cantidad de glucosa en sangre entorno a los 85 mg/dL si no ha ingerido nada recientemente y esta concentración puede subir hasta los 140 mg/dL tras la comida.

En alimentación la glucosa se suele obtener de procesos de hidrolización de almidón de trigo o de maíz. Suele presentarse bajo diversos nombres como dextrosa, glucosa o azúcar monosacárido, jarabe de glucosa o finalmente como azúcar.

Categorías: Bioquímica