Biología

Inicio Fisiología Animal Vejiga natatoria

Vejiga natatoria

Publicado por Ramón Contreras

Todo cuerpo en un fluido flota dependiendo de su densidad (Como enuncia el principio de Arquímedes). En el caso de los animales que viven dentro del agua deben ser más densos que ésta para no flotar, sin embargo no pueden ser tan pesados que nadar dentro del agua les resulte imposible. Es por eso que tienen que conseguir una densidad ligeramente superior a la del agua para permanecer dentro, pero no excesiva como para hundirse sin remedio. Es por eso que muchos animales nadadores poseen formas de alterar su densidad para cambiar entre diferentes alturas dentro de la columna de agua. Sin embargo, peces bentónicos no la tienen puesto que no necesitan flotar. Del mismo modo existen peces depredadores que no presentan esta estructura con el fin de poder nadar más rápidamente entre diferentes alturas de la columna de agua a fin de atrapar a sus presas, que se mueven preferentemente a una sola profundidad. Los condroictios, como tiburones y rayas cuentan con una vejiga especial diferente a la de los peces óseos.

Peces Martillo

La mayoría de peces óseos cuentan con una vejiga natatoria que les permite ajustar su densidad para flotar a determinada profundidad. La vejiga natatoria tiene una forma ovalada e independientemente de la profundidad se mantiene con un tamaño similar. A pesar de que a mayor profundidad los gases se comprimen como efecto de la presión ejercida por la columna de agua y debería ser más pequeña.

La vejiga está altamente irrigada para permitir un rápido cambio de gases con la sangre a fin de concentrar el gas en la vejiga natatoria. Además los peces fisiostomos tienen el esófago conectado con la vejiga natatoria, de tal manera que son capaces de subir a la superficie y tomar aire para llenar su vejiga. Estos peces suelen ser peces que viven en las cercanías de la superficie. Por el contrario los fisioclistos, aquellos peces cuya vejiga está más especializada, no poseen una conexión entre el aparato digestivo y la vejiga. El intercambio de gases se realiza por tan solo 2 lugares de la vejiga y el resto es impermeable al intercambio gaseoso. La glandula de gas permite la incorporación de gas a la vejiga y el oval, donde el gas vuelve a circular en la sangre. El intercambio de gases entre la vejiga y la sangre debe ser muy eficaz regulando los cambios de presión. A 4000 metros de profundidad la presión es de 400 atmosferas, por lo que la presión de la vejiga debe ser igual para permitir la flotabilidad, mientras que en la sangre la presión es de tan solo 0,2 atmósferas. La diferencia de presión podría hacer estallar literalmente al animal debido a la descompresión de gases si el control de intercambio de gases fallase.

Los peces de agua dulce y de agua salada cuentan con diferencias en su vejiga natatoria (como el agua salada y la dulce poseen diferente densidad). Siendo más grande en peces de aguas dulces, pasa del 7% al 5%. Especies como el salmón, que pasan de un medio a otro deben reajustar la concentración de gases de su vejiga.

Categorías: Fisiología Animal