Biología

Inicio Zoología La llama y el guanaco

La llama y el guanaco

Publicado por Ramón Contreras

Los guanacos son la especie salvaje de la que desciende la llama, dependiendo de los autores forman especies diferentes o forman parte de la misma, de forma similar al perro y al lobo o a los caballos salvajes y los domesticados. En general esto se debe a que aunque comparten características fisiológicas y genéticas, las diferencias causadas por la acción del ser humano seleccionando rasgos concretos que son artificiales. Muchas veces depende de los criterios del taxónomo decidir el peso relativo de las características físicas y morfológicas frente a las características genéticas. Mientras que los guanacos tienen una alta variabilidad genética que da una variabilidad en tamaño, peso, pelaje, etc. las llamas son más homogéneas en cuanto a las características generales.

Filogenia e historia evolutiva: Las llamas y los guanacos pertenecen al mismo género y en ocasiones a la misma especie. El guanaco es denominado Lama guanicoe y la llama Lama glama cuando se clasifican como especies diferentes y todas se consideran Lama glama variedad cacsilensis y guanicoe las dos subespecies de guanacos del norte y del sur respectivamente y Lama glama glama a la variedad domesticada. El género está estrechamente emparentado con Vicugna, las vicuñas que presentan un caso similar de especies. En cualquier caso, pertenecen a la familia de los Camellos, Camelidae, y al Orden de los ciervos, Artiodactyla, dentro de la Clase Mammalia, del Filo Chordata.

Descripción física: Estos cuadrúpedos levantan el cuerpo alrededor de un metro del suelo y su cuello les da más de medio metro más de altura. Su pelaje es denso y de dos capas que puede ser de diferentes colores, siendo el rojo el predominante en Perú.Sus pequeñas cabezas cuentan con unas orejas altas y unos grandes ojos con fuertes pestañas para protegerlos del polvo y el frío. Sus pies de dos dedos son acolchados para poder caminar por sus pedregales natales y a diferencia de otros camélidos no tienen joroba. Un macho cuenta con una manada de hembras y crías, chulengos, que recorren grandes distancias abiertas de su territorio marcado con sus heces comiendo los vegetales que encuentran a su paso. Puede vivir a más de 3.000 metros por lo que se ha adaptado a las alturas con una gran cantidad de hemoglobina en sangre.

Distribución y hábitat: La llama y el guanaco son oriundos del sus del continente americano. Argentina, Chile y Perú cuentan con poblaciones de la especie, aunque es en Argentina donde más ejemplares permanecen. Mientras que en Bolivia y Paraguay las poblaciones son reductos muy pequeños mientras que en Ecuador se la considera extinta. Vive en zonas de alta montaña, despejadas, donde pueda pastar como el altiplano.

Interacción con el ser humano: El guanaco fue domesticado a partir de la variedad peruana. Las llamas y guanacos pueden llegar a producir más de 150 kilos de lana cada año, aunque es densa la de vincuña es más apreciada en el mercado internacional. La calidad de su piel y de su carne la han llevado a un estado de caza que ha perjudicado mucho a las poblaciones silvestres. En algunas regiones está protegida y sus poblaciones se respetan mientras que en otras partes se permite su caza y se está extinguiendo.

Categorías: Zoología