Biología

Inicio Zoología Descripción y morfología de las libélulas

Descripción y morfología de las libélulas

Publicado por Ramón Contreras

Puedes leer nuestra ficha completa de las libélulas aquí .

Las libélulas propiamente dichas (el Infraorden Anisoptera o suborden Epiprocta) se diferencian de los caballitos del diablo (el Infraorden o suborden Zygoptera) en la posición en la que pliegan las alas, el tamaño y forma de las mismas, en la separación entre los ojos y en la complexión de sus cuerpos.

Las libélulas se colocan en una posición curiosa para la cópula.

Las libélulas se colocan en una posición curiosa para la cópula.

Cuando están en reposo, posados en alguna rama son fáciles de diferenciar puesto que las libélulas no pueden plegar las alas, por lo que estas quedan perpendiculares al cuerpo, un poco elevadas o caídas. Mientras que los caballitos del diablo pueden pegarlas hacia atrás, quedando paralelas al abdomen y normalmente por encima de él. Además el par de alas posterior de las verdaderas libélulas es de mayor tamaño que el anterior, a diferencia de los caballitos del diablo, que presentan ambos pares de alas de tamaño similar.

Si consigue verse a una libélula en reposo también pueden diferenciarse porque los ojos de las libélulas están muy juntos, casi tocándose, mientras que los de los caballitos del diablo están claramente separados. Por último el abdomen de los caballitos del diablo es más esbelto y largo que el de las libélulas.

Descripción: las larvas o ninfas son acuáticas, y tiene entre 7 y 17 mudas antes de salir del agua. Tras un tiempo de entre varios meses hasta 5 años su última muda es una metamorfosis incompleta (el insecto sufre cambios drásticos, pero no tanto como en otras especies que sufren metamorfosis). Cuando sale del agua bombea hemolinfa para extender las alas y se convierte en un animal terrestre. Nada más salir del agua ya puede respirar aire y volar perfectamente y reconoce de forma instintiva a sus nuevas presas. Los adultos viven entre una semana y dos meses (lo que dura un verano) dependiendo de la especie. Su tamaño es muy variable desde los 20 mm de la asiática Nannophya pygmaea hasta los 20 cm de Anax Strenuus en Hawaii. Tanto la larva como el adulto son depredadores, cazan primero protozoos y luego otras larvas, crustáceos, anfibios pequeños o insectos, como mosquitos y moscas.

Morfología del adulto: Poseen el cuerpo segmentado en cabeza, con 2 grandes ojos de gran precisión con visión de 360 grados. Además presentan dos antenas cortas y unas mandíbulas potentes para poder masticar las presas que captura.

En el tórax es grande como la cabeza. De él salen 2 pares de alas que pueden batir (otros insectos solo pueden batir uno), lo que les da una gran velocidad y precisión en vuelo. También presentan seis piernas en el tórax. Las piernas son fuertes y se observan numerosas espinas en ellas. La postura invertida de las patas anteriores le da una apariencia de cesta que impide que puedan andar. Aunque resultan excelentes para amortizar el aterrizaje o capturar a sus presas al vuelo.

Su último segmento es un abdomen cilíndrico y largo compuesto por 11 segmentos. En el octavo de ellos se encuentran los orificios genitales de ambos sexos, aunque el órgano copulador está en el segundo. Es por esto por lo que deben doblar el abdomen para copular, a diferencia de otros insectos.

Categorías: Zoología

Un comentario para “Descripción y morfología de las libélulas”