Biología

Inicio Anatomía animal Anatomía del fémur

Anatomía del fémur

Publicado por Ramón Contreras

El fémur es el hueso más largo y duro del esqueleto de los tetrápodos. Interviene en el mantenimiento de la postura erguida y en la locomoción. Puedes leer más sobre sus características en el ser humano y otros vertebrados en el artículo que le dedicamos aquí (próximamente).

Anatómicamente hablando se diferencian tres partes en este hueso: el cuerpo o diáfisis, que es la parte central y se caracteriza por poseer una forma prismática y triangular. A su vez la diáfisis se puede dividir en sus tres caras delimitadas por tres ángulos. Otra de las partes del fémur es el denominado extremo proximal o epífisis que es el extremo en el que se articula con el coxal de la cadera. Finalmente la epífisis inferior es la región del fémur que se asociará a la tibia para formar la articulación de la rodilla.

En la diáfisis encontramos la línea áspera que la recorre de arriba abajo. Es un surco formado por un intersticio que separa los labios externos e internos. En los labios internos se inserta el vasto interno que forma parte de los cuádriceps y por lo tanto participa en la extensión de la extremidad. En el labio exterior se inserta el vasto externo en la parte superior o cresta, donde también se insertan los aductores y el glúteo mayor. Mientras que en la parte inferior del labio exterior se insertan el aductor menor y el pectíneo. En el intersticio se insertan los músculos abductores y los bíceps crurales, estos últimos también forman parte de los cuádriceps.

El fémur es un hueso asimétrico, el de la pata izquierda es diferente al de la pata derecha.

El fémur es un hueso asimétrico, el de la pata izquierda es diferente al de la pata derecha.

En la epífisis superior encontramos la cabeza articular del fémur, que es esférica y lisa. Normalmente se encuentra rodeada de cartílago para disminuir el roce con la cavidad cotiloidea en el hueso coxal. La epífisis superior tiene otras protuberancias, no tan vistosas. El trocánter mayor, con forma de cubo, que se encuentra por debajo de la cabeza articular. Su cara externa es el punto de inserción del glúteo mediano. Por el contrario su cara interna es de corte vertical y forma una depresión (la cavidad digital del trocánter mayor). En ella se insertan el obturador externo, el interno y los géminos. Mientras que en el borde superior del trocánter se inserta el músculo piramidal y en el borde inferior ya se insertan algunos fascículos del vasto externo.

Por su parte en la epífisis inferior está formada por dos masas de gran tamaño, los cóndilos externo e interno, separados por la fosa intercondílea. El cóndilo interno es de menor tamaño y en él podemos encontrar la tuberosidad interna, que es el relieve en el que se inserta el ligamento lateral interno de la articulación de la rodilla. El otro relieve del cóndilo interno es el llamado tubérculo del aductor mayor, que, como su nombre indica, es el lugar de inserción del músculo aductor mayor. El gemelo interno de la pierna se inserta también en el cóndilo interno. Finalmente el cóndilo externo es el punto de inserción del ligamento lateral externo, que se asienta en la tuberosidad externa y de los músculos gemelo externo y poplíteo. Los ligamentos cruzados de la rodilla se insertan en las caras medias de los cóndilos, interno y externo.

Categorías: Anatomía animal