Biología

Inicio Técnicas en biología Diferencias entre análisis cuantitativos y cualitativos en un laboratorio de biología

Diferencias entre análisis cuantitativos y cualitativos en un laboratorio de biología

Publicado por Ramón Contreras

En el mundo de la investigación biológica existen muchos tipos de laboratorios. Algunos de ellos trabajarán con productos muy peligrosos, como vectores de infecciones y enfermedades que podrían acabar potencialmente con la humanidad. Mientras que los errores en laboratorios que estudian otros seres vivos no pueden acabar con la vida tal y como la conocemos. En cualquier caso, todos ellos van a compartir un rasgo común, el estudio de los seres vivos para obtener respuestas a preguntas de interés humano. Las técnicas en un caso y otro pueden ser las mismas, lo único que cambiará serán las medidas de seguridad.

La detección cualitativa del COVID era suficiente para confimar a una persona en casa

Las técnicas que usarán pueden ser de dos tipos, cualitativas o cuantitativas. Todos los experimentos, técnicas o medidas posibles dentro de un laboratorio (y se puede extender a toda observación) será de un tipo u otro. Dependiendo del grado de concreción que se necesite se emplearán métodos que lleven a observaciones cualitativas o cuantitativas.

Las observaciones cualitativas son aquellas que nos llevan a saber si hay presencia de un organismo, sustancia, etc. en la muestra o no. Estos análisis son un todo o nada, lo importante es si hay o no hay. Un ejemplo claro que todos hemos tenido al alcance de la nariz últimamente son los test de coronavirus. Durante la pandemia se hacían test cualitativos para comprobar si se tenía el virus o no. En los tet caseros que se distribuyeron al analizar la gota de preparación el test revelaba una marca control para saber que el análisis estaba bien y otra marca si había virus. Daba igual la cantidad de virus. Hay virus o no. Evidentemente la cantidad de virus hacía que la raya apareciera antes o de forma más intensa. Pero estos análisis solo revelan al observador la existencia del virus.

Por otra parte, los análisis cuantitativos tienen como objetivo especificar la cantidad de agente que queremos observar. La precisión de estos análisis es muy variable y algunos son poco más que análisis cualitativos. Por ejemplo, en los alimentos que tomamos muchas veces podemos leer en el etiquetado “puede contener trazas de frutos de cáscara”. Esto quiere decir que se ha hecho un análisis cuantitativo y se ha visto que hay frutos de cáscara (análisis cualitativo) y además uno cuantitativo y da la información de que la cantidad que hay es muy baja. Esto se suele avisar para aquellas personas con alergia severa para que no tomen ese alimento. El alimento en sí no tiene ese ingrediente, pero posiblemente se manipule en un lugar donde también se realicen alimentos con frutos de cáscara y el polvo puede volar de uno a otro.

Otro ejemplo sería la presencia de bacterias aerobias (la más común es Eschericia coli) en el agua destinada a alimentación humana. Se considera agua de calidad si cuando se cultiva 1 mililitro de ese agua a 37 ºC solo crece un máximo de 10 bacterias. Después están los límites tolerables, que permiten hasta 200 en crecimiento en esas condiciones. Por encima de ese número de bacterias se considera que hay demasiadas para la seguridad humana y ese agua no es potable. En este caso se establecen 3 rangos pero en otras muchas pruebas de laboratorio se quiere conocer la cantidad exacta de un elemento.

Dependiendo de para qué necesitemos el dato usaremos un tipo de prueba u otro, puesto que las cualitativas suelen ser más baratas que las cuantitativas y a mayor concreción de cantidad mayor será el coste.