Biología

Inicio Hongos Los hongos ascomicetos

Los hongos ascomicetos

Publicado por Victoria González

Los ascomicetos son el grupo de hongos más numeroso, y abarca unas 30.000 especies. Se trata de hongos saprófitos que pueden vivir en numerosos sustratos, incluso bajo tierra, como es el caso de las trufas. En este grupo también se incluyen hongos parásitos de gran importancia económica, responsables de gran cantidad de plagas. Además, los hongos ascomicetos también tienen importancia económica ya que se usan para la fermentación del pan, vino y cerveza y otros son comestibles como las trufas y las colmenillas.

ascomicetes

Las características de los hongos ascomicetos son:
– Tienen un micelio con hifas septadas.
– Las esporas meióticas se llaman ascosporas, y se producen en el interior de esporocistos especiales llamados ascas.
En la reproducción sexual, entre la plasmogamia y la cariogamia hay una fase dicariótica en la que los núcleos se encuentran apareados, pero no fusionados.
En el cuerpo vegetativo hay septos con poros que permiten la conexión entre distintas partes del hongo. El crecimiento es de tipo apical y la pared celular tiene quitina. Las células pueden tener plenténquimas, prosénquimas y pseudoparénquimas.

Respecto a la reproducción asexual, la hay de todos los tipos, excepto la producción de zoosporas. Los más generalizados:
– Las levaduras se reproducen por bipartición o por gemación.
– En otros ascomicetos la reproducción es mediante la formación de conidios, generalmente sobre hifas especializadas que se denominan conidióforos.
Ejemplo de ciclo celular de ascomicetos: el ascogonio – órgano reproductor femenino- tiene un tubo llamado tricogina, que permite el contacto con el anteridio – órgano reproductor masculino. Se produce el fenómeno de la plasmogamia, por el que los núcleos se aparean pero no se fusionan. Enfrente de los núcleos se prolongan unos salientes que van sufriendo mitosis y tabicaciones: son las hifas ascógenas. Después se forman los uncínulos, una especie de ganchos que se forman de tal manera que los núcleos del extremo del ápice sufren mitosis y dos tabicaciones. Allí se produce la cariogamia, de la que surge un núcleo diploide que formará el zigoto y de ahí crece un asca. Tras la meiosis, se forman cuatro núcleos haploides, y por mitosis se forman ocho ascosporas internas. Las ascosporas haploides germinan y se forma el micelio haploide.

Las ascas se agrupan en los cuerpos fructíferos, que en los ascomicetos se denominan ascocarpos. La zona que tiene las ascas se llama himenio, y contiene unas hifas estériles, haploides y monocarióticas llamadas parálisis. Su función es la de diseminar las esporas. Por otro lado, las ascas también pueden estar desnudas en el himenio, y en ese caso se denominan ascas desnudas. La morfología de las ascas es muy variable y se emplea como carácter taxonómico. Otro carácter empleado es la constitución de la pared de las ascas, que pueden ser:
– Protunicadas: una pared.
– Unitunicadas: dos paredes soldadas.
– Bitunicadas: dos paredes no soldadas.

Categorías: Hongos